21 enero 2009

El discurso de Obama como lección de marketing.

En política, deberían importar más los hechos que las palabras. Pero sin duda, las palabras son parte esencial de la política, tanto por la necesidad de contar lo que se va a hacer como para explicar por qué. La imagen también es importante, y aunque la comunicación política sea normalmente propaganda, y no publicidad , un poco de marketing es imprescindible para ganar las elecciones. Obama ha manejado con maestría todos los aspectos de la comunicación actual y aunque no considero que sea la única razón de su victoria, si que es responsable de la ilusión que despierta su nombramiento prácticamente en todo el mundo.

No voy a extenderme en analizar el uso de la web 2.0 y los medios de comunicación para llegar a presidente, eso ya se ha estudiado mucho y bien en otros sitios , pero si quería comentar dos detalles del discurso de investidura que sirven de ejemplo de cómo transmitir un mensaje vendedor, tanto si eres político, como si estás en una convención de ventas.

1) Imagen. A estas alturas, quien más quien menos ya ha visto como se desenvuelve ante las cámaras, con su look Denzel Washington y su perfecta expresividad. Pero uno de los detalles menos comentados y más importantes de su puesta en escena de ayer fue algo tan simple como NO LEER EL DISCURSO. Un detalle de comunicaciòn no verbal que en el subsconsciente del espectador se traduce inmediatamente en dos valores positivos: INTERÉS Y CREDIBILIDAD.
Nada hay más aburrido y poco creíble que un político leyendo su discurso, tratando de no salirse de las palabras marcadas. Difícil crear clima y complicidad, demostrar que piensas lo que estas diciendo o mantener la atención en una lectura monótona. Obama ayer estaba contando una historia que, sea cierto o no, parecía salirle de dentro.
Totalmente opuesto al discurso de la niña de Rajoy (que si la hubiera contado mejor tal vez se hubiera interpretado de otra forma) o el movimiento de marioneta pinocho del sr. Zapatero

2) Texto emocional y racional. Como en los mejores copys publicitarios, el discurso combinaba mensajes racionales con promesas al consumidor propias de un "copy strategy Reason Why?"

"Hoy os digo que los desafíos a los que nos enfrentamos son reales. Son graves y son muchos. No los enfrentaremos fácilmente o en un corto periodo de tiempo. Pero Estados Unidos debe saber que les haremos frente".
Con llamamientos a las emociones buscando la complicidad.
"Una y otra vez estos hombres y mujeres lucharon y se sacrificaron y trabajaron hasta tener llagas en las manos para que pudiéramos tener una vida mejor".
El futuro dirá si las promesas se cumplen o no, pero de momento, resulta creíble. Y no es por casualidad. Y por cierto, exactamente igual que ocurre con una campaña comercial, una campaña politica debe seguir unas normas mínimas éticas, respeto a la competencia, afirmaciones basadas en hechos y promesas que se puedan cumplir...qué difícIl, ¿no?

7 comentarios:

Lila Ortega dijo...

Hola Jose carlos, Me ha encantado este análisis de la comunicación de Obama y como tu pienso que es un maestro de la comunicación y que tiene una inteligencia emocional casi sobrenatural jajaja yo estoy encantada con los resultados de esas habilidades y me ha movido la esperanza!!!
Te tengo una propuesta interesante que enviaré a tu mail, por ahora sólo felicitarte por la seriedad y el profesionalismo con el que abordas los temas, adobados con una buena dosis de entretenimiento e inteligencia! clapclapclap

José Carlos León (comicpublicidad) dijo...

Vaya, me pones la cara colorada con tanto piropo...mil gracias.

Se hace lo que se puede, unas veces mejor que otras o menos malas...

Yo también confío en el Yes we can! Y como dijo él mismo, habrá decepciones porque no todo es tan fácil de hacer que decir.

Lo que me tiene encantado es que parece que por fin, hay un discurso nuevo, que mezcla ilusión y responsabilidad y que metas que parecen inalcanzables se van logrando.

No creo que sea el salvador del mundo, pero abre esperanzas.

La propuesta esa, pues ya sabes nuestro mail:

comicpublicidad at yahoo.es

Gracias.

Tona dijo...

Comparto el comentario de Lila al completo. Muy buena la entrada,los enlaces, el diseño y por supuesto el contenido.

Me gustaría resaltar de entre todo lo que has escrito lo siguiente...
Y por cierto, exactamente igual que ocurre con una campaña comercial, una campaña politica debe seguir unas normas mínimas éticas, respeto a la competencia, afirmaciones basadas en hechos y promesas que se puedan cumplir...qué difícIl, ¿no?
Carlos que difícil y qué importante ¡¡

José Carlos León (comicpublicidad) dijo...

Hola Tona, me alegra mucho verte otra vez por aquí.

El mundo sería más bonito si se respetaran las reglas de juego siempre.

Saludos cordiales, gracias por tu visita, tu comentario y tu apreciación.
J.

Beatriz dijo...

Para Mktg... el vídeo de Anxo Q.
Va a circular por la red como la pólvora, seguro. Viral se dice, ¿no?.

José Carlos León (comicpublicidad) dijo...

Es divertido el video de BNG, pero me parece tremendo recurrir al tiempo de los romanos para justificar el necionalismo.

Puede ser un buen anuncio, pero totalmente alejado del espíritu Obama, que hablaba de unidad y construir un futuro unidos. ¿Curioso, no?

Saludos.
J.

Tona dijo...

Es cierto,coincido con José. Seria impensable ver aquí el gesto de McCaine (candidato republicano) cuando al ver ganador a Obama le felicito y le dijo que lo apoyaba como futuro presidente y pidió a sus seguidores que lo hicieran, creo que lo hizo con sinceridad. (Aquí esto seria impensable entre otras cosas , porque si lo hiciera no se le perdonaría, se consideraría una debilidad)
También, seria impensable. que un presidente de gobierno en nuestro país en la actual situación de crisis, eligiera aquellos a los que cree capaces de poder llevar su país adelante independientemente de su posición política. (Igual es que no hay tantas diferencias para llegar a las soluciones).Y que situé a su principal y más dura contrincante en un puesto de responsabilidad como ha hecho con Hillary Clinton.
No sólo nos queda por delante que nuestros políticos abran sus mentes también los ciudadanos y aprendamos de los americanos, muchas veces injustamente tratados por nuestra visión cicatera.
Por cierto hay un político por aquí que no está dispuesto a aprender nada de Obama, ya lo ha manifestado, supongo que sabéis quién es.