08 septiembre 2010

Twitter: a quién sigo y a quién no.

Leo con frecuencia post y tuits tratando de enseñar normas de etiqueta o educación en Twitter, sobre todo en lo referido a cómo debes comportarte si te siguen o si quieres que te sigan. Y al margen de que no creo que nadie pueda dar muchas lecciones en algo tan nuevo, pienso que cada uno es libre de hacer lo que le parezca, ...y atenerse a las consecuencias.

Reconozco que twitter me divierte y que lo uso como me da la gana. Escribí un post hace poco sobre cómo usarlo de forma corporativa con consejos que probablemente yo mismo no siga. Así que he decidido escribir este para explicar, a quien le interese, cómo lo hago yo personalmente. No por afán didáctico, sino por que me apetece explicarme.

Para empezar, ¿a quién sigo?
Cuando alguien a quien leo o me interesa en el "mundo real" muestra su cuenta en twitter, la agrego. Puede ser un blog, una empresa, un profesional. Es algo o algien a quien quiero escuchar y saber qué me cuenta. Simplemente. Normalmente no lo borraré si no se dedica a inundar el timeline y lo satura. En ese caso, me da igual que diga cosas interesantes, añada buenos links, o diga memeces. Si no dejo de verlo y no tengo tiempo de ver sus recomendaciones realmente, lo borro. Creo que sólo lo he hecho dos o tres veces.

Una vez escuchando, mi criterio para seguir a alguien que no conozco de nada, es a través de los RT. Si alguien que sigo retuitea algo que me gusta, decido seguir a esa persona directamente para no perderme sus siguientes aportaciones. Este sistema de recomendación me resulta mucho más eficaz que el famoso #FollowFriday, que me parece una bonita iniciativa, pero que no me resulta suficientemente atractiva para empezar a investigar en los timelines de los propuestos. Lo siento.
Lo que si hago sistemáticamente, es seguir a quien me cita o me retuitea. No es sólo agradecimiento. Es simplemente que lo mejor de Twitter es conversar. Decir cosas está muy bien, pero que te respondan está mucho mejor. Si alguien me responde, entiendo que quiere hablar conmigo. Y si quiere hablar, hablemos.
Algunos opinan que cuando alguien te sigue, hay que corresponder. Luego se quejan de los que te siguen para que les sigas, y ya nunca sabes más de él, o incluso son ellos los que dejan de seguirte. Yo no sigo "por defecto". Muchas veces recibo la alerta de que me siguen en forma de correo en el móvil, y no me resulta cómodo, o no es el momento, devolver el follow. A algunos les puede parecer una actitud de divo, pero creedme, no es la razón. Todo lo contrario.

Así, que si alguno de vosotr@s tiene un interés especial en que le añada a mis "followings", por favor, sólo tenéis que decirlo allí, y será un inmenso placer. De verdad.

Ya sabéis que estoy en http://www.twitter.com/comicpublicidad