23 septiembre 2009

Siempre estamos comunicando.


La imagen de marca se construye de forma ininterrumpida. Tanto con lo que haces, como con lo que dejas de hacer. Todo comunica, incluso los silencios. El que calla otorga, dicen, y por eso, quien tiene claro la importancia de transmitir la imagen correcta de su empresa o producto ha de cuidar cada situación en la que es preciso contar algo o dejar de contarlo.


En una situación de crisis, muchas veces el consejo de los expertos en relaciones públicas es guardar silencio para no alimentar el problema, y esperar a ver si sale a la luz tanto como para tener que lanzar un comunicado oficial. Porque quien no se ha enterado por sus propios medios de la situación, puede percibir que realmente pasa algo malo cuando la empresa tiene que dar la cara. Ya supondréis que según el caso, la mejor opción puede ser la contraria, contarlo los primeros para controlar la información desde el origen y eliminar bulos o la mala imagen de un desmentido tardío (sobre todo en un país en el que la prensa muy rara vez rectifica).


Y todo ello, siempre con el fantasma de la percepción del público. Porque la realidad no es otra cosa que lo que la audiencia cree o supone.




Por eso, me ha parecido de lo más acertado e inteligente lo que han hecho en este local la gente de WorkCenter al abandonar un local en la calle López de Hoyos de Madrid, una zona muy transitada por coches, autobuses y peatones, frente a la boca del metro. Si se hubieran trasladado sin más, vaciando la tienda y colgando el cartel de se alquila, la mayoría pensaría que el negocio iba tan mal que han tenido que cerrar. Incluso si vieran un cartel de "nos hemos trasladado", podrían dudar de las razones, o simplemente, recibir un solo mensaje: "Ya no estamos aquí, búscanos".


La decisión ha sido, simple, pero muy ocurrente: unos grandes paneles, que se ven desde muy lejos, que afirman: "Se nos ha quedado pequeño". ¿No es genial? Convertir un mensaje con visos negativos en un anuncio de fortaleza. Así se construyen las marcas sólidas. Cuidando el detalle, y dirigiendo todos los mensajes de forma intencionada, incluso, los que normalmente no se ven.



2 comentarios:

MartinR dijo...

Efectivamente, prestando atenci'on a esos detalles es como se construye una marca.
Apuesto a que mas de un cliente ha ido directo solo para ver las nuevas instalaciones.
Hay muchas empresas que considerarian esto un gasto superfluo, sin darse cuenta de la importancia que tiene.

Buen post.

AuROraZa dijo...

Muy muy interesante.

Saludos,
Aurora