Vinci exprime el marketing de experiencias

Ejemplos como el de la empresa de aparcamientos públicos Vinci Park demuestran que si se quiere, se puede innovar por pura cultura de empresa. Disfruto viendo este tipo de iniciativas, aparentemente innecesarias pero que dicen mucho en favor de los directivos.

Para empezar, un parking en una gran ciudad es un producto que necesita poco marketing aparentemente. Normalmente el factor competencia no entra en juego, ya que la opción es dejar el coche en la calle, y no siempre se puede. Por otra parte, en muchas ocasiones ni siquiera podemos elegir el parking, si no que hemos de aparacar en el que queden plazas y esté más cercano.

Estamos hablando de un tipo de producto commodity, aquel que no está afectado por la marca y que compramos porque no nos queda más remedio.

Esto era así hasta que Vinci Park decide "añadirle valor al producto" y ofrecer un auténtico "marketing de experiencias" donde otros sólo ponen metros cuadrados.

Para empezar, el producto en sí mismo es diferente. Los que he tenido ocasión de conocer, en varias ciudades de España destacan por su nivel de confort en lo referente a espacio y mantenimiento. Aparcamientos limpios, espaciosos, luminosos y que "huelen bien" como prometen en su web, que contribuyen a sentirte un poco más seguro de lo habitual en un subterráneo. La sensación de soledad se mitiga aún más con una música ambiental que es presentada como "Radio Vinci" y que de paso les permite ofrecer consejos y se supone que publicidad.

¿Os parece poco como experiencia? Ved los servicios complementarios que demuestran la vocación de lider:


  • Préstamo de bicicletas : Deja el coche y sigue en bici hasta tu destino.
  • Préstamo de paraguas : ¿Llueve? Antes de salir del parking pide un paraguas.
  • Kit de emergencias: ¿Una pequeña avería, un pinchazo? Pide su caja de herramientas.
  • Regalo de cumpleaños : Es tu día, no pierdas tiempo en aparcar y llévate tu regalo
  • Mapas de localización : ¿Nuevo en la zona? No te perderás al salir del parking.
  • Lavado de vehículos : No es muy novedoso, pero siempre viene bien aprovechar el tiempo.
  • Descarga de coordenadas GPS para localizarlos...

Nunca debe usarse la experiencia personal como baremo de marketing, pero he de confesar que si puedo, elijo un Vinci, y que aunque tenga que usarlo de forma obligatoria, no supone un contratiempo porque han logrado generar simpatía en mi. Sólo les faltaría regalarme unas gafas para conducir.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Tambien se podría añadir un dispositivo de control de alcoholemia junto al tel´fono de los taxis locales.
gretel ha dicho que…
Ke tal Carlos? qué tal tu novela... qué tal todo?
Hola anónimo, esa es una buena idea. Está claro que siempre se puede mejorar una oferta.
Saludos.
Hola Gretel,
pues la novela avanza despacito, entre proyecto y proyecto...

Y los tuyos?

(por cierto, también tengo correo ara estas cosas y tal...jejeje)
José Cantero ha dicho que…
Hola José Carlos

La verdad es que no he entrado nunca en estos aparcamientos, pero sí que es un esfuerzo por rodear a un producto tan "anodino" una experiencia.

Ahora y con la crisis cobra más si cabe la importancia de la diferenciación y crear una propuesta de valor que nos desmarque de la competencia y de la estrategia unilateral de precios.

En muchos manuales de marketing de experiencias se habla de Starbucks como paradigma del marketing de experiencias: crear una experiencia alrededor del un café. A mi no me parece una experiencia memorable y única pagar 5 eruos, sobre todo para los amantes del buen café.

Sí me parece la historia de ELBUllI. Hace unos días programaron un documental sobre las historia de ElBulli que para mí ha sido revelador. Desde hace tiempo me había llamado la atención tanto el personaje de Ferran Adrià como sus ideas y conceptos para entender un negocio o mejor dicho un “no ocio” en el mundo de la restauración.

Ha sido revelador y clarividente por que ahora entiendo lo que se “cuece” detrás de conceptos aplicados al mundo de la cocina, como: “minimalismo”, ”deconstrucción” “molecular” “texturas” y así un largo etc que me llevan a comprender y concluir que sus ideas están cercanas a “enriquecer” un producto con un abanico de “marketing de experiencias holísticas”.

Y digo bien, por que creo que efectivamente, al igual que Adriá, hoy en día los profesionales del marketing debemos “enriquecer” nuestros productos y no meramente “cocerlos”. Por ello debemos preguntarnos “cueces” o “enriqueces” tu producto con experiencias.


Al final del reportaje se pide a varias personalidades del mundo de la restauración que expresen qué es ELBULLI.

Carlos Cracco. Chef del Restaruante Cracco puntualizó.
"Una experiencia única, que hay que vivirla, porque no existirá para siempre. Por eso se debe ir.

Yo ya he llamado para reservar mesa...para la temporada que viene.

¿Nos vemos en ELBULLI?
Hola Jose,
muy buen apunte, muy cocinado, sin llegar a quemarse ;-)

Me apunto a El Buli....si tu invitas. Je!

Nos vemos pronto.
Saludos.
J.
Anónimo ha dicho que…
Pues en alguno de estos aparcamientos he visto el alcoholimétro. ;)