28 noviembre 2008

La publicidad discrimina a la mujer... ¿y al hombre?

Están muy recientes algunas polémicas campañas que supuestamente denigran o discriminan a la mujer, como aquella que retiraron porque un hombre no dejaba a su mujer porque hacía unas croquetas riquísimas. Ya se sabe, es un estereotipo malvado sólo insinuar que sólo vale para concinar. No es ni imaginable por el responsable de turno que la mujer, además de croquetas, sepa hacer centrales nucleares...

La semana pasada el abogado de un cliente me ha impedido utilizar la foto de unas chicas de lo más light para anunciar un producto en el que la gran mayoría de usuarios son mujeres (es decir, son el target del producto) porque el slogan podía inducir a creer que se las menospreciaba. Se trataba de un producto para ayudar a recordar la fecha de caducidad de unas lentillas, y parece ser que se podía pensar que las llamaba tontas, de forma machista, diciendo "Olvidan cambiar sus lentes"...




Pero eso si, si es el hombre el que es un zoquete, no pasa nada. Ved el último spot de la DGT para concienciar sobre el uso del cinturón de seguridad en los niños:




¿Imagináis este anuncio siendo la madre quien maltrata al hijo?

Volved a verlo si queréis y decidme si no véis cómo se presenta al PADRE como un ser despreciable maltratador y a la MADRE como una abnegada sufridora. ¿No habría que haber dicho SIMPLEMENTE: "...los padres no le pusieron el cinturón", en plural. O como le gusta a estos políticos el padre y la madre, miembros y miembras de la sociedad...

La campaña es perfecta en lo demás. 1 de cada 4 niños mueren en accidente de tráfico por no usar cinturón y si el responsable adulto no se lo coloca, lo está maltratando. Pero alucino con este tipo de agravios comparativos, tan extendido y tan normalizados que parece que nadie se da cuenta, ni la ministra de igualdad, que se está luciendo dejandose colar goles con las campañas de sus compañeros de gobierno.

Sigo pensando que soy de otro planeta.

18 comentarios:

Tona dijo...

Posiblemente se debe a que según las estadisticas la utilización del cinturon de seguridad del coche tanto en ciudad como en carretera es muy superior en la mujer. Se supone que si ella lo utiliza más para ella también se pondrámás al hijo. Y a alguien tenían que sacar.

VBV dijo...

Tienes toda la razón, es increíble decir que ha sido el padre el que no le ha puesto el cinturón. Siguiendo con el esquema machista, el padre conduce y la madre se sienta al lado ¿y no le ha puesto el cinturón?.
Saludos y enhorabuena, es la primera vez que veo tu blog.

José Carlos León (comicpublicidad) dijo...

Hola Tona,

probablemente sea eso. Y como publicitario lo defiendo. Para explicarme mejor he actualizado el post con la foto de la campaña rechazada por el abogado de mi cliente y que, según ese criterio que aportas, sería correcto, proque el 75% de los usuarios de lentillas son mujeres.

Lo que denuncio en el post es que hay un exceso de celo en defender la digindad de la mujer y no se tiene nel mismo criterio (a mi juicio) con la figura masculina.

Sólo pido coherencia y equidad. No me parece justo lo que está pasando, y que tiene su continuidad en otras medidas de lo que llaman "discriminación positiva". Para mi, la discriminación no es positiva casi nunca.

Y además, en este caso, creo que era facilísimo evitarlo.

Pero entiendo tu opinión y te la agradezco. Gracias también por tu visita y participación.

José Carlos León (comicpublicidad) dijo...

VBV, has dado en el clavo. Así visto, parece que el padre maltrata también a la madre y le impide que ésta le ponga el cinturón. O alomejor, ella no iba en el coche...Demasiadas cosas para que el público imagine.

La realidad es la que es: el anuncio dice que es el padre quien no le puso el cinturón.

Protesto.

Gracias a ti por tu visita y tus elogios, tus blogs también están fenomenales.

Anónimo dijo...

Pues a mí tampoco me gustaría este anuncio si dijera "los padres", creo que es muuuy duro comparar un descuido (hasta hace poco ningún niño llevaba sillita ni se les solía poner el cinturón) con el maltrato. Bastante sufrimiento tendrá una persona que se vea en esta situación, para que encima lo culpabilicen.

José Carlos León (comicpublicidad) dijo...

Bueno, ese es otro tema. Una vieja polémica sobre si es mejor educar de forma positiva o con crudeza.
Padres, tios acompañantes...hubiera bastado con decir "porque no le pusieron el cinturón".

De todas formas, no creo que se haga este tipo de anuncios para castigar a los que ya han sufrido el accidente, sino prevenir para que no se produzcan.

Si todos fuéramos conscientes del peligro, no habría necesidad de este tipo de campañas. Esos descuidos cuestan vidas, y de una forma u otra, hay que evitarlos.


Pero es sólo mi opinión. Gracias por la tuya.
J.

Tona dijo...

José Carlos, felicitaciones por el blog.
Paso a exponer mis reflexiones.

Quizá por mi deformación profesional, enfermera comunitaria que trabajo en Atención Primaria(he trabajado en urgencias de pediatria), he analizado o prestado más atención al problema "niños que sufren traumatismos graves" por no llevar las sujeciones adecuadas.

Vosotros habéis visto algo que yo (mujer) no he visto.Yo sólo he pensado y me he fijado en el niño y como evitar que esto suceda.No he visto culpables sólo un problema de educación de los responsables de poner las sujeciones al niño, los adultos que están con él.
A veces la publicidad buscar impactar para que nos fijemos y de esta forma llegar con su mensaje.
Yo me he identificado plenamente en el sufrimiento de ese padre, en ningún momento lo he culpabilizado, repito. Y ese mensaje es el que busca la campaña, que no olvidemos las sujeciones.

José Carlos León (comicpublicidad) dijo...

Muchas gracias Tona, por ampliar tu opinión y por el elogio.

me alegra que hayas sido capaz de ver la esencia del mensaje y no la discriminación que veo yo (complementariamente).

Ya he dicho en los otros comentarios que me gustaría que siempre se pudieran hacer así los anuncios, sin que alguna asociación, colectivo o particular denunciara un lenguaje machista o feminista, que lo mismo me da lo uno que lo otro.

La pregunta sigue en pie: ¿Se quejaría alguien si el anuncio acusara a la MADRE?, yo me temo que si. Porque me remito al último caso que linké, en el que se retiró una campaña porque un hombre decía que no se separaba de su mujer por las croquetas. Yo ahí vi un chiste, y la ministra vio un sentimiento machista.

Resumiendo, creo que se está exagerando mucho y que la balanza está desequilibrada hacia un solo lado.

Tona dijo...

Lo siento José Carlos, tu perteneces a otra generación, en la mía todavia hay hombres que no es que no se separan, exigen a sus mujeres que les hagan las croquetas a la hora que llegan a casa y que además estén buenas.

Nunca entro a enjuiciar las políticas de género porque a estas alturas no me gusta que me defiendan otros, pero quedan muchas remoras, incluso en la población más joven.

Soy enfermera como he escrito antes y hace unos años (cuando mis hijos empezaron a ser un poco autónomos)regrese a la universidad para estudiar una licenciatura,al principio las presiones en contra de esa decisión vinieron de mis hijos y pareja, el resto de mi familia no comprendia porque me complicaba la vida con esas inquietudes,nunca hubiera sido igual si yo fuera un hombre. No era por las croquetas pero casi.Querian a la mama de antes, entre otras cosas para que prepara la cena y la pusiera en la mesa en el momento oportuno entre otras muchas cosas,etc.Durante mucho tiempo estuve durmiendo 4 horas,estudiaba entre las 00-4 a.m, preparaba comidas, congelaba, ropa, etc.No os voy a contar más detalles.Ahora en mi familia todos compartimos más las tareas, pero yo tuve sentimientos de culpabilidad durante varios años.

José Carlos León (comicpublicidad) dijo...

Tal vez no sea de otra generación, simplemente de otra mentalidad o me han educado diferente. Claro que soy consciente de que tu caso no es aislado (por cierto te felicito por tu esfuerzo) pero lo que creo que se debe hacer es predicar con el ejemplo.

Sólo pido igualdad de trato. Educar en igualdad no se logrará si ahora demonizamos a todo lo masculino.

No pretendo convencerte de nada, ni a ti ni a nadie, sólo trato de hacer reflexionar y que cada uno forje su opinión para la próxima ocasión, que la habrá.

Gracias por tu participación en el debate.

JAAC dijo...

Este fin de semana vimos el anuncio en televisión por primera vez y Sara y yo pensamos lo mismo: ¿por qué es el padre el maltratador?

También pensamos que la madre podía no ir en el coche y demás, pero lo cierto es que no entendimos porque no dijeron simplemente que "los padres" no le habían puesto el cinturón de seguridad.

Flaco nos parece que hacen con esta campaña a la sociedad estigmatizando a los padres, varones, más aún. Después vimos "El caballero oscuro" y la frase de es el héroe que nos merecemos y soportará la persecución me trajo de nuevo el anuncio a la cabeza: el hombre ¿soportará la persecución, pero la madre no?

andrea dijo...

hola es probable que no sepais nada de esto pero sois publicistas y igual sabeis algo:
http://www.youtube.com/watch?v=XtTqYJYxeu8

José Carlos León (comicpublicidad) dijo...

Hola Andrea,

no lo había visto, pero tienen toda la pinta de que es un viral encubierto.

vale, me dejo, acepto el coment y ya veremos qué pasa.

Un saludo y gracias por venir.
J.

Jesús Sarmiento dijo...

Abogados...
Coherencia y equidad. Dios, ¡qué dos palabras tan bonitas!

Anónimo dijo...

Hola,
soy Beatriz pero no me acuerdo de mi contraseña. A ver qué día me doy de alta de nuevo...

Yo estoy esencialmente de acuerdo con la opinión de Tona. No he vivido experiencias del tipo que cuenta ella, quizás por ser, como ella explica, de otra generación.En mi casa sí que realmente es todo 50-50, lo bueno y lo malo, así nos han educado a mi marido y a mí.
Pero cada día voy a trabajar y, precisamente por pertenecer a una generación relativamente joven, muchos de mis compañeros y la mayoría de mis jefes, son de la generación de mis padres. Y veo que, la mayoría, todavía tienen el tic del machismo que ellos, lo peor, ni siquiera reconocen como machismo. Muchos se sienten humillados por tener una jefa mujer, mucho peor si es joven. Muchos se precian de tener una mujer que, además de trabajar fuera de casa (porque les distrae, según ellos, que por dinero ni por sentirse independiente económicamente, no es), les prepara cada noche la fiambrera de lentejas con chorizo y panceta. Lo último, el comentario de un compañero de unos 55 años el otro día, que me vio recogiendo un traje de mi marido del tinte: Que las mujeres de hoy en día no valemos para nada, mucho estudiar y mucha hoja excel, pero no sabemos planchar un pantalón con raya. En fin.

Pienso que hay mucho machismo en las familias, en las casas, muchos hombres que ven tan normal que su mujer sea su criada y la de sus hijos 7 días a la semana, 24 horas al día. En generaciones jóvenes, creo que está cambiando, pero todavía pende de un hilo. Y comentarios tipo "yo sigo con mi mujer por las croquetas", a mí me hace gracia (yo, como J, vi un chiste), pero a muchos les da cuerda. ¿Retirarlo es exagerar? Pues no lo sé. Pero a lo mejor, no.

Que nos significa que el del cinturón de seguridad me guste. No me gusta, hay que ser equitativos y me parece una anuncio que denigra a los hombres, los tacha de irresponsable porque sí.

Es difícil hacer publicidad, eh? :-) ??

Por cierto, yo sí que sé planchar pantalones con raya. Pero no tengo tiempo ni me apetece... Como a muchos.

José Carlos León (comicpublicidad) dijo...

Pues creo que has hecho un resumen perfecto de la realidad.

Yo ya me extendí mucho antes, así que sólo insistir en que no niego el machismo latente, ni la necesidad de cinturón, sólo denuncio que no se trate a todo el mundo igual, basándose precisamente en el principio de igualdad.

(Y tu compañero, es cromañón o nearthental?)

saludos.
J.

Anónimo dijo...

Hola J.,
lo mejor de todo es que mi compañero no es cromañón ni neardenthal. Es un señor perfectamente normal, te lo aseguro, amable y buena persona. Pero piensa así, lo han educado así, y su mujer es la mejor esposa del mundo y "yo trabajo para que a ella no le falte de nada", pero considera tan normal que ella no tenga ni un minuto de descanso y, cualquier cosa que no sea servir en casa, no tiene valor.

El machismo está profudamente arraigado, es una actitud vital, no hay discusión, yo soy hombre y soy así y me comporto así, tú eres la mujer y tu papel es tal. Sin estridencias, ni exigencias aparentes. Tan interiorizado que sólo lo notas cuando decides rebotarte.

A las señoras de unos 60 años, han sido engañadas por esto de la liberación. Decidieron, en su día, trabajar fuera y participar económicamente en la familia, creyendo que así se liberaban... Pero al llegar a casa, a hacer croquetas. Sus maridos las "dejan liberarse", pero en casa, no hay discusión.

Lo he visto en casa de mis padres, e imagino que será igual en casa de mis compañeros de trabajo.

A eso me refería en mi anterior post que lo de la reeducación y la lucha contra el machismo pende de un hilo. Está tan interiorizado que sí, lo de las croquetas por la tele, molesta. Si lo veo en casa con mi marido, nos reímos y decimos que qué exagerados por retirarlo, qué poco sentido del humor. Pero lo veo en casa de mis padres, miro de reojo a mi madre y... Me molesta.

Y quiero mucho a mi padre, ¿eh?

Es que esto es muy delicado...

Un beso.
Bea.

Tona dijo...

Hace tiempo que escribiste este post,en Noviembre 2008.
Este fin de semana (Febrero 2009) escuche otro de los anuncios de DGT(Dirección General de Tráfico) y recorde cuando conversamos aquí.
En este caso una mujer llama por el móvil a su pareja, (novio, marido, amante,..) él va conduciendo. La conversación es el prototipo de conversación entre cientos de parejas que han reñido, y es ella la que lo llama para "hablar" y solucionar malentendidos. Al final de la conversación, cuando ya han quedado para poner las cosas en claro, él ya se ha estrellado...y se escucha ..una respiración entrecortada.....cómo de alguien agónico. Ella le dice..habla¡¡ por favor habla¡¡ y va a resultar que no van a poder hablar más.
Yo personalmente no se siento discriminada por ello. Intento no llamar a nadie que si sé que va conduciendo. Y si no lo sé, es lo primero que pregunto. Pero entiendo que el anuncio refleja una actitud muy de las chicas "necesitamos hablarlo todo cuanto antes" porque hemos parado el mundo.
Creo que la DGT intenta llegar a población diana , para atajar las causas más frecuentes de accidentes.
Recordáis los anuncios en los que nos explicaban que los espejos retrovisores no son para maquillarnos de camino al trabajo...pues eran por lo mismo¡¡¡¡ los hombre shoy por hoy no se suelen maquillar en el camino cada mañana.

Saludos