26 septiembre 2008

Denunciad Malditos

Parafraseando el título de una película, Paco Toja nos proponía esta brillante frase a propósito de la publicidad engañosa.

Apoyo la moción, pero a veces es realmente difícil hasta eso. En el particular calvario que estoy sufriendo con las compañías telefónicas para recuperar el número habitual de COM&IC, como corresponde por ley porque el número es del titular de la línea, no del operador, Jazztel boicotea una y otra vez la portabilidad del mismo a Vodafone.

Desde primeros de junio 2008, cuando cerré la puerta de nuestras anteriores oficinas, y sin haber usado nunca más la línea, estamos pagando cuotas por un servicio inexistente, y estamos reclamando una y otra vez a ambas compañías sin resultado alguno (bueno, si, pago dos veces y no tengo nada).

Lo mejor de todo, lo más patético, es que las reclamaciones que en este tiempo he puesto es como llorar en la pared. Cuando hablas con Jazztel, te atiende alguien desde Argentina que ni sabe donde está tu calle, ni le importa un pimiento si tengo mi número habitual en uso o no. Jamás me verá la cara de indignación, y jamás sabré si realmente se llama Daniel como dice, o Mauricio.

Pero la guinda la descubrí ayer en Vodafone. Harto de hacer gestiones como una pelota de ping pong, decidí poner también una reclamación en Vodafone, y le pedí a la operadora (quien no me quiso dar nada más que su nombre de pila y no podía pasarme con un supervisor ni superior ni más vida inteligente), y ¿saben lo que pasó?....Su respuesta:

"El servicio de reclamaciones no atiende llamadas"


Lo repito más alto, porque no es un error:


"El servicio de reclamaciones no atiende llamadas"

Fantástico CRM y SAT y todas las siglas que quieran: Usted quiere quejarse, pero no estamos. Ya le llamaremos nosotros.

Ahora ya sé porqué te atiende un call centre en la Patagonia, porque si eso te lo dice un tipo en una mesa, le arrancas la cabeza. Y ya veremos...