Entender la publicidad en seis palabras.


Aunque en las facultades y escuelas de negocios serán capaces de contarte decenas de variantes de tipos de publicidad y marketing aplicado, la comunicación comercial se puede entender reducida a seis palabras y clasificarlos según su mensaje en:
Racional:
Trata de convencer con razones objetivas. (Razón).
Emocional:
Trata de convencer con elementos subjetivos. (Corazón).

De producto:
Trata de venderte un objeto o servicio concreto. (Corto plazo).
De marca:
Trata de venderte al fabricante o prestador del servicio. (Largo plazo).

Unidireccional:
Lanza un mensaje que no puedes responder inmediatamente. (Cerrado).
Bidireccional:
El público puede responder o actuar de forma inmediata, Por escrito, por teléfono, on line... (Abierto).

Por supuesto, se trata de seis elementos que pueden combinarse entre si en formas de publicidad más complejas.

Si atendemos a la forma circular del gráfico, cuanto más al centro estemos, más probabilidades de ser eficaz tendremos. Igualmente, si combinamos dos o más elementos, serán más compatibles entre sí los de la parte interior del círculo que la exterior.

El empleo de elementos del interior y del exterior, no necesariamente obtiene anuncios más eficaces, pues complicaría mucho el mensaje, y está ampliamente demostrado que cuanto más simple y unitario sea el mensaje, más fácil será de asumir por el receptor.

A partir de aquí, el resto de variables son las propias de adaptar estos parámetros a los diferentes medios.

Existe una forma más sencilla aún de clasificar los anuncios, en sólo dos palabras.
Buenos: los que venden.
Malos. Los que no venden.
Esta clasificación es la que uso generalmente cuando alguien de fuera del sector me hace la típica pregunta: "¿Que te parece el anuncio ese del tío que vuela que no me acuerdo qué anuncia pero es buenísimo?"


P.D. La palabra "OK" del gráfico no cuenta, ¡si no serían siete!

Comentarios

jota-ce-jota ha dicho que…
muy bueno! ademas, creo que he aprendido algo de tus enseñanzas... y es esto: el anuncio al que se refiere se alguien de fuera del sector es --> MALO

xD
Ana ha dicho que…
Hola, José Carlos!
Leyendo justo la última frase, me ha venido a la mente un anuncio que no sé cómo englobarlo, uno sobre "el armario de la tele", en el que cierta cadena de televisión intenta vender las marcas de ropa que utilizan sus presentadores/actores (e incluso subastan piezas que utilizó X o Y)
El anuncio es muy claro: ¿quieres vestirte como X? En este sitio, lo tenemos.
La verdad es que es un anuncio que me ha dejado perpleja y me encantaría que nos explicaras (porque seguro que no soy solo yo) cómo a alguien no se le ha ocurrido la idea antes. Porque aunque no me atraiga ese estilismo, me parece una manera curiosa de "abrir una tienda". No sé si me explico...
XDDD

Que sepas que me encanta tu blog y que por favor no te sientas molesto ante mi pregunta, pero es que tenía que preguntárselo a alguien porque la curiosidad me está matando XDDD que tampoco tienes que responderla XD
Martin R ha dicho que…
Efectivamente, y para hacer un anuncio eficaz tampoco hacen falta presupuestos millonarios, ni grabaciones en lugares exoticos. Es ahi donde la creatividad entra en juego: vender bien una marca o producto, pero sin gastar un duro mas de lo necesario. Todavia hay quien cae en la tentacion, bien por snobismo, bien por ingenuidad, de firmar presupuestos de produccion exhorbitantes.
Hola Ana, gracias por tus comentarios, y por supuesto no me molesta en absoluto tu pregunta.

El Armario de la Tele, que yo lo he visto en laSexta, es muy interesante, aunque creo que está poco explotado.

Mezcla la venta directa con el productplacement y encima sirve para ahorra en estilismo. LOs presentadores tiene que ir vestidos diferentes cada día, y mientras lo hacen gratis, sirven de modelos para las marcas. La idea es bueno, pero creo que con un poco más de esfuerzo, sería un éxito de ventas.

Alguna razón habrá.

Un saludo y pregunta cuando quieras.
J.
Hola Martín, la eficacia depende de que hayas seguido unas reglas básicas en la comunicación, y un poco de inspiración o talento para hacerlo más atractivo. El presupuesto nunca fue lo más importante, pero es un gusto rodar en el Caribe.

;-)