27 noviembre 2007

La publicidad es positiva

Frente a la opinión de los "antisistema" que acusan a la publicidad de manipular a la sociedad, existen argumentos suficientes como para afirmar que en realidad, nos hace más libres:

Las comunicaciones comerciales ayudan a la consolidación de sistemas
económicos abiertos en los que potencian la libertad de elección del consumidor, puesto que proporcionan información sobre los productos y servicios existentes en el mercado y dan a conocer los nuevos productos que surgen.

Las comunicaciones comerciales contribuyen a la ampliación del abanico de la oferta y, por tanto, de las posibilidades de elección de los consumidores, con la consiguiente disminución de los precios, consecuencia de la dinamización de la competencia.

La publicidad constituye una actividad vital para el conjunto de la sociedad: de un lado, por su efecto dinamizador sobre la economía, el consumo y la potenciación y crecimiento de la oferta de trabajo; de otro lado, por su relevante papel como fuente de financiación de medios de comunicación y otras muchas actividades como deportes, cultura, arte, etc.


Para que estas aseveraciones sean ciertas, es necesario que se cumplan otras premisas en la actividad publicitaria, y para ello, se necesita un Código de Conducta Comercial como el recientemente aprobado y del que he extraido las citas. Volveremos a hablar de él en detalle.

3 comentarios:

Pejooe dijo...

No creo que sea la publicidad lo que manipule a lo sociedad, ni creo que los antisistema defiendan esa afirmación. Más bien acusan de su uso indebido por parte de los "manipuladores" a los que hacen referencia.

Bien es cierto que tanto los organismo privados (corporaciones y megaempresas) y los no tan privados (órganos gubernamentales), hacen uso de ella para, digamos que "amoldar" algunas mentes de la sociedad.

De todas formas habría que diferenciar entre publicidad y propaganda en estos casos y sobre todo, debería haber un organismo regulatorio para determinadas actuaciones "empresariales".

El código, muy bonito, pero seguro que a bote pronto se te ocurren, para cada uno de los artículos, una o varias acciones de comunicación que lo infringen.

Lo que no entiendo es como este post no ha creado un debate entre vuestros lectores (entre los que me incluyo).

SALUDOS!!

COM&IC dijo...

Hola pejooe,
yo también estoy sorprendido de no recibir comentarios en este post. pero el público es soberano y decide lo que le interesa y lo que no ;-)

Por otra parte, el tema de la propaganda Vs publicidad lo tratamos en un post antiguo que es el más visitado y leído de nuestra historia, lo encontrarás fácilmente poniendo "propaganda" en el buscador del blog e incluso en google.

Y por supuesto, gracias por ser uno de nuestros lectores. Un gran honor.
Saludos.
J.

Keysi dijo...

Hola amig@s,
Personalmente, no considero que la publicidad sea el problema. Esta no es más que una herramienta, por lo que en sí misma no puede manipular. La cuestión (como bien señala Pejooe) es si, por lo general, esta se desarrolla desde una perspectiva ética.
Si, existen organismos de regulación (autocontrol) y legislativos (LGP) que velan por el cumplimiento de la normativa vigente. Sin embargo, todos sabemos que la ley está ahí, pero que poc@s son l@s que la siguen al pié de la letra. Como todo en la vida.
Desde aquí se plantea una problemática mucho más compleja, teniendo en cuenta el increíble poder de la publicidad en la sociedad. Robar en un supermercado no está bien, pero las consecuencias en que este acto deriva socialmente no son comparables a las que desencadena la publicidad.
La publicidad posee una responsabilidad enorme, puesto que contribuye a la perpetuación de valores y estilos de vida. Esto puede ser bueno y puede ser malo. En teoría, la comunicación comercial ha de reflejar la vida real. No obstante, ya sabemos que esto no siempre es así.
Más importante aún es la influencia que ejerce en los más pequeños, que no cuentan con un criterio suficiente para discernir entre lo real y lo fictio.
De esta manera, cualquier niñ@/joven es libre de elegir la profesión que desee. Más, probablemente, est@ se limitará a amoldarse a los patrones establecidos. Tomará los ejemplos de su entorno (incluyendo aquí a los medios de difusión en general)y los modelos que tenga a su alcance. Así es como la publicidad tiende a perpetuar lo malo de la sociedad. Auque también podría (y a veces lo hace) contribuir al bienestar y desarrollo social.
Soy partidaria del papel educativo de esta disciplina en su aplicación adecuada. Es por esto, entre otras muchas razones, por lo que estudio Publicidad y RRPP. Creo que un mundo mejor es posible. ¿Qué mejor que comprender el problema desde la raíz?