05 mayo 2006

La auténtica Love Mark

En un estudio de mercado realizado en EE. UU. se preguntaba qué marca estarías dispuesto a dejarte tatuar en alguna parte de tu cuerpo. Aunque aparecieron nombres como Coca Cola, Disney o Apple, sólo una superó el 10% de los encuestados: Harley Davidson.

Y lo más importante de esta marca, no es que la gente se muestre dispuesta a tatuarse con ella, ES QUE LO HACE!

Probablemente sea el único caso en que los usuarios o los que aspiran a serlo profesen tanto amor por su marca favorita. Para llegar a ello has de convertirte en un mito, algo realmente deseable.

El primer paso para llegar a ser una Love Mark es conseguir el respeto, ser realmente reconocido como único por tu historia, tu trayectoria y tus valores emocionales asociados.

Para los seguidores más dedicados, y los miembros de clubes de motocicletas, la Harley-Davidson es más que una simple motocicleta o un medio de transporte; es un estilo de vida, amor por la libertad, un código de honor, camaradería y hermandad dentro y fuera de ruta.


Y todo esto se logró, como otras leyendas, en un garage:

La primera motocicleta Harley-Davidson tuvo su humilde comienzo en Milwaukee , Estados Unidos en 1901 , cuando William Harley , (con 21 años, y Arthur Davidson , (con 20), crearon un prototipo de bicicleta motorizada.

Una vez que su prototipo fue funcional, se les unieron los dos hermanos de Davidson, William y Walter.

La Harley-Davidson Motor Company fue fundada oficialmente el 28 de Agosto de 1903 , y en ese día, comenzaron oficialmente su producción.

Sin embargo, la marca estuvo a punto de desaparecer con la competencia de las motos japonesas. Frente a éstas, las Harley eran caras y de mala calidad. (Cuentan que los comerciantes tenían que poner cartones debajo de los modelos expuestos para evitar las pérdidas de aceite).

En 1981 un grupo de ejecutivos se hizo con el control de la compañía y entre otras medidas empresariales de gestión, varió su estrategia de marketing.

Lo que se necesitaba era encontrar una manera de apelar a la extraordinaria lealtad de sus clientes, y la encontraron creando una comunidad que valoraba más la experiencia de montar por las calles que el producto.

La compañía comenzó a organizar “rallíes” para llevar la experiencia Harley a potenciales nuevos clientes y reforzar así la relación entre miembros, comerciantes, y empleados. El Harley Owners Group se volvió inmensamente popular y permitió que los poseedores de motocicletas se sintieran como una gran familia. En 1987 había 73.000 miembros registrados. Ahora Harley tiene no menos de 450.000 miembros.

En 1983, la compañía lanzó una campaña de “marketing” llamada SuperRide en la que más de 600 representantes invitaron a la gente a probar una Harley y 40000 potenciales nuevos clientes aceptaron la invitación. De ahí en más, muchos clientes de Harley no sólo estaban comprando una motocicleta cuando compraban una Harley; estaban comprando “la Experiencia Harley”.

Para no alargar en exceso este comentario, si quieres saber más sobre este caso de estudio, te recomendamos leer "El Caso Harley Davidson"