Creatividad para añadir valor al producto

"Sólo hay dos funciones básicas en la empresa: la innovación y el Marketing, los dos pilares de la generación de valor añadido"



En ambos casos, queda claro que el factor creativo es la clave del éxito, o al menos de la supervivencia. Si aceptamos que la realidad marca un escenario en el que todos los actores son cada vez más parecidos entre sí, la única manera de destacar y ganar cuota de mercado es añadiendo valor al producto, mediante la innovación en el mismo o mediante atributos de marketing. Aumentar el valor, aumentando la inversión, aumenta el márgen.

La estrategia contraria es competir en precio, lo que difícilmente puede hacerse de forma simultánea a la innovación, por lo que caer en el error de ceder margen como valor competitivo es sin duda un camino sin retorno, ya que cada vez será más difícil salir de esa espiral.

La innovación y el marketing, son pues, los dos valores que deben estar presentes en la estructura de la marca.

Analizando el peso de los departamentos de I+D+I y  marketing (no ventas), podremos saber la fortaleza y potencial de una empresa, y hasta qué punto consideran la creatividad como un "bien productivo".

Comentarios

Jesús Sarmiento ha dicho que…
Siempre me llamó la atención "el valor añadido". Uno empieza, de muy joven, denunciando la plusvalía y esas cosas, y acaba abrazado al valor añadido.

Y que no, que no le cambio mi Ariel (¿?)por esos dos detergentes.

Muy interesante apunte, la verdad, como siempre.
Beatriz ha dicho que…
Desconozco otros sectores, pero en el de la alimentación, en general se invierte mucho en marketing y poco en I+D. En I+D, básicamente se va reinventando la rueda periódicamente.

Pienso que la razón es el plazo en que se ven los beneficios económicos: Yo entiendo marketing como "lo de fuera del producto" (envases, publicidad, reclamos publicitarios), que suelen ser impactantes para el consumidor y los resultados, buenos o malos se ven rápido. E I+D se encara de "el producto, lo de dentro", e innovar ahí es costoso tanto en dinero como en tiempo (ideas, pruebas piloto, pruebas industriales, inversión en formación de personal, inversión en maquinaria), con lo cual los resultados tardan más en aflorar.

Y se trata de un mercado, el de la alimentación, en el que todo tiene que ser para hoy, los resultados tienen que ser buenos y evidenciarse en 2 meses, para que el responsable de turno se ponga la medallita y le dé tiempo a promocionarse... Rapidito.

Así que mucho marketing y poco I+D.
Beatriz ha dicho que…
Ji,ji,ji... Fotico fashion de incógnito.
José Carlos León (COM&IC) ha dicho que…
Hola Jesús,

lo malo es confundir "Valor Añadido" con sobre coste o margen abusivo.

El valor de un objeto no es sólo económico. Un producto de calidad, es más valiso que uno sin ella. La marca debe garantizar ese valor, no servir de mera justificación.

Gracias por el piropo.

Saludos,
J.
José Carlos León (COM&IC) ha dicho que…
Hola Beatriz, observadora como siempre..jeje...sigue atenta porque habrá más cambios en breve.

Un comentario a tu comentario...

el marketing no es sólo publicidad. La innovación en marketing, o desde el marketing puede realmente mejorar un producto para el consumidor.

En el caso de los alimentos, que tan bien conoces, te puedo poner ejemplos:

1) Un producto, sin azúcar (Coca Cola Zero) bajo en grasas, o con Soja, desarrollado a partir de estudios de mercado que demuestren que el consumidor los demanda...

2) Las raciones individuales de los productos pre-cocinados o congelados...basados en la tendencia de mercado y sociológica a los hogares unifamiliares....

Ya sabes mi filosofía: el márketing no es ni bueno ni malo, como todo en la vida, es el Cómo lo que importa.

Un saludo a los 3.
J.
Beatriz ha dicho que…
Hola,
la parte del I+D del marketing, yo creo que no solo es buena sino imprescindible, para saber qué quiere el consumidor y poder ofrecérselo.

Pero yo me refería al I+D del desarrollo del producto, lo que va antes de poder ofrecérselo al consumidor: I+D marketing detecta que el consumidor reclama, siguiendo tu ejemplo, un refresco con soja, pero resulta que el portfolio de la empresa que sea no dispone de un refresco con soja, y hay que desarrollarlo en los laboratorios y luego en las fábricas, lo que requiere mucho tiempo (más que el que necesitó I+D marketing para hacer su estudio) y de dinero (más que lo que costó el estudio, evidentemente).

Y aquí es donde se para la rueda, y piensa el de Marketing: Si para desarrollar este nuevo producto y tenerlo en el mercado, los técnicos necesitan un desarrollo de 2 años...Que yo a saber dónde voy a estar... Y además está el riesgo de que cuando lo lance, no tenga el éxito esperado... ¿Para qué asumir el riesgo? Prefiero gastarme ese dinero en una campaña publicitaria que potencie el producto X que ya tengo en el mercado, y me aseguro cierto éxito a corto plazo.

Lo que pasa entonces es que, sí, a corto plazo la empresa gana. Pero a largo plazo, sólo el que se arriesgó sale adelante: Quien en su día dedicó dinero y tiempo, por ejemplo, en desarrollar margarinas con omega-3 o con benecol, sin saber a ciencia cierta qué aceptación tendría aquello, hoy es líder del mercado. Los otros, le copian y sólo quedan a años luz.

No sé si me he explicado... Bueno.

P.D. Hablando de alimentación y marketing... En lo del aceite de girasol, qué lío nos han armado a los consumidores... Este producto te desaconsejamos que lo consumas pero si lo has consumido, tranquilo que no pasa nada (¿En qué quedamos?)Un poquito marketing/comunicación habría hecho falta, y lo habríamos entendido mejor (yo aún no sé qué ha pasado realmente...). Los productores de bien de este país deben estar bien tibios con cómo se ha tratado el asunto...