30 marzo 2006

Concurso de anécdotas (II)

Vamos con la segunda anécdota del concurso. La presente historia podría haberle pasado a cualquier ejecutivo de una empresa, pero como es suficientemente buena y el protagonista es un director de marketing, la aceptamos. No dejes de enviarnos tu anécdota al mail del blog comicpublicidad@yahoo.es. Además de verla publicada optas al premio de la camiseta...


Trabajando en la oficina parisina de una compañía multinacional, tuve que
hacer un viaje a la filial en Los Angeles (USA). Como no había estado nunca
con la persona a la que debía ver, acordamos que me esperarían en el
aeropuerto con un cartel con mi nombre.

Cuando llegué al aeropuerto, no había nadie con mi nombre en un cartel, por
lo que tuve que esperar un rato pensando que se había retrasado. Pero al
cabo de una hora, preocupado, decidí llamar a la oficina para avisarles.

-“Hola Soy S.V. y tengo una reunión en sus oficinas pero no ha venido nadie a
recogerme”
La telefonista me contestó amablemente:
-“No se preocupe, el señor S.V. ya está aquí, gracias” y colgó.

Asombrado, repetí la llamada, y la telefonista me contestó algo malhumorada:

-“No sé quién es usted ni lo que quiere, pero el señor S.V. ya está reunido
en nuestras oficinas”

Como no podía hacer otra cosa, tomé un taxi y me dirigí hacia allí. Cuando
llegué y me presenté, me llevaron a una sala en la que había una persona que
efectivamamente se llamaba S.V. pero que no tenía ni idea de lo que hacía
allí. Al hablar con él, me aclaró la situación:

-“Yo he venido a visitar a mi tía, que no conozco, y al ver el cartel en el
aeropuerto con mi nombre pensé que mi tía había enviado a alguien a
recogerme. Cuando me trajeron a estas oficinas, pensé que mi tia era una
persona muy ocupada y me había hecho llevar a su trabajo. Y como no sé
suficiente inglés, pues aquí me han dejado esperando a que alguien me pueda
ayudar”

Por S.V.