27 junio 2013

Gracias, Ruth


Esta es una historia de comunicación verbal y no verbal. De percepción e insights.  De emociones y prejuicios. Esta es una historia basada en hechos reales, pero que sólo será real cuando alguien la transmita. Esta es mi historia y la de Ruth.

Pude verla desde el mostrador junto al escaparate del bar donde yo estaba comiendo. Jugaba entre las cajas vacías de cerezas que sus padres vendían a trompicones en la esquina. Ahora cargando con ellas al aparecer los guardias, ahora llenado las bolsas de quienes compraban sin los moros de la costa.

A veces desaparecía entre las piernas de la multitud, lo mismo de turistas con chancletas, que manteros en estampida al grito de agua. Parecía una caperucita entre los árboles del bosque, con su vestido de algodón rojo de un sucio imposible que contrastaba con la pureza de sus ojos color dorado.

Entraba y salía como si nada del bar, a la sazón escondite,  al dictado de su madre cada vez que la patrulla daba la vuelta a la manzana. Y para ella parecía el juego más normal del mundo. De su mundo.

Trepaba a la barra y sus manos se quedaban pegadas en el mostrador de zinc aún sin limpiar, y con la curiosidad de un gato, mojaba su lengua en la palma de su mano para comprobar qué era aquello, divertida, explorando.

Y vuelta a la calle acompañando a sus padres como en el juego de las cuatro esquinitas, hasta que se acaben las cerezas o la paciencia de los guardias.

Terminé de comer, y recordé la bolsa con obsequios de bienvenida que me habían entregado en el Festival de Publicidad al que asistía unas calles más arriba, dedicado al marketing de productos infantiles. Entre folletos y papeles, habían incluido como broma una llamativa pistola de agua de juguete.


Era el momento de regresar a la jornada de tarde, y comprendí que aquél juguete estaría mejor en sus manos que en las mías. Para ella la vida era un juego y para mí ya no. Si alguien necesitaba defenderse de algo, aunque aún no lo supiera, era ella.

Pero dudaba de lo que pasaría cuando se la entregara. La miraba a ella, y veía a sus padres enseñando a una niña a esconder mercancía, a trabajar en la acera, a llevar el vestido sucio. Pobre gitanilla a la que sus padres mal cuidaban. Mil prejuicios amontonados como las cajas de aquella fruta a punto de ser requisada, que se vinieron abajo en cuanto llegué hasta ella, y extendí la mano con la pistola.

"Aquella niña levantó los ojos y su brillo me iluminó. Los abrió hasta el infinito, acompañando a su sonrisa, y dijo gracias.
Simplemente gracias.
Antes de que sus padres se lo pidieran, con otra sonrisa, y me dijeran su nombre.
Dale las gracias, Ruth.
Pero ya era tarde. Se había disparado y me había llegado al corazón. Un gracias sincero y espontáneo que derrumbó mis estúpidas ideas sobre lo que es educar o no. Sobre juzgar por las manchas de un vestido. Sobre exigir a quien enseña a trabajar y luchar a diario a una hija, que lo haga además bajo nuestros propios parámetros."

Y allí la dejé. Con el vestido sucio y la mirada limpia. Jugando con su pistola de agua entre policías y ladrones. Tan feliz. Apenas tendría cinco años, y una melena rubia brillante por debajo de la cintura. Era una mujercita de raza. De raza gitana. Se llamaba Ruth. Gracias, Ruth.


La foto no es de Ruth, es de aquí.

11 junio 2013

Aquarius y los Marcianos



Hace ahora exactamente un año que presenté por primera vez la idea "La Publicidad Salvará al Mundo" en los premios ALCE de Alicante. Y lo hice utilizando una estética kitsch que incluye imágenes apocalípticas extraídas del cine de monstruos y marcianos de los años 50 del siglo pasado. Algo que ahora Aquarius utiliza también como recurso para su nueva campaña "Políticos".



Más allá de la coincidencia, o no, de una presentación que desde el año pasado he repetido en foros como la Fundación Iniciador, La Tarde de las Cabezas Vivientes o Metrópolis TVE, me hace gracia que ese spot es un ejemplo perfecto de la idea que quiero transmitir con mis charlas y trabajos: Que algunas marcas utilizan su poder de convicción, o simplemente sus espacios, para vender que otro mundo es posible.

Aunque les miren como a marcianos.

Y es que a mí también me miran muchas veces como un iluso o un iluminado al defender que el poder de comunicación de las marcas se puede usar para aportar valores a la sociedad. Aunque nadie se lo haya pedido.


Porque el verdadero valor de una campaña así, es que el grupo Coca Cola dispone de tiempo, recursos y capacidades de todo tipo para elegir qué contar. Y sinceramente, con la que está cayendo, elegir este camino y dedicarse a defender a los políticos de este país, es toda una apuesta. Aunque se refiera sólo a esos bichos raros que realmente trabajan por vocación de servicio desde la responsabilidad. Unos marcianos.
Esa es la clave: ¿Por qué se dedica una marca de prestigio a defender causas que no tienen nada que ver con el producto que vende?
Muchos les acusarán de oportunismo, de falsedad o de hipocresía. Y yo no puedo poner la mano en el fuego, pero creo que si aportan un granito más de arena en la misión de mejorar este mundo, bienvenidos sean.

05 junio 2013

Redemption Blood: La campaña más valiente de El Sol 2013



El Hospital León Becerra de Ecuador y su agencia Koening & Partners han ganado el Sol de Oro en la categoría Digital/Social Media del pasado Festival de Publicidad El Sol 2013 con una campaña de esas que sólo pueden merecer aplausos.

Decir que es valiente, es quedarse corto. Porque han sido los primeros en utilizar pandilleros (mafiosos, asesinos en potencia) en una campaña, como protagonistas... prescriptores.

Se trataba de celebrar el Día del Donante con Cruz Roja y se les ocurrió la brillante idea de pedir a quienes derraman sangre a diario, que la donaran.


Y no sólo lo consiguieron, sino que lograron que dieran la cara, se expusieran y cambiaran su actitud, aunque fuera por unos días.



Tal vez, elevar a categoría de héroes a quienes no lo son en absoluto tiene su lado tenebroso. Pero creo, estoy convencido, que las cosas se pueden cambiar mejor desde dentro. Y a nivel creativo, me parece excepcional.




Ficha técnica:

Número Definitivo: 1C.5/1
Título: Redemption Blood
Anunciante: Hospital León Becerra
Inscrito por: Koenig & Partners
Ciudad/País:  Ecuador
Marca: Día Mundial del Donante de Sangre
Agencia: Koenig & Partners
Medio: Salud
Categoría: 1C.5. Piezas / Institucional / Digital: Social Media
Premio: Sol de Oro


04 junio 2013

Cómo conquistar a un blogger de publicidad en El Sol 2013


El pasado viernes 31 de mayo, me invitaron a participar en la mesa redonda con el sugerente título "Cómo conquistar a un blogger de publicidad" y encantado de la vida, asistí. Compartía mesa cuadrada, como suele ser habitual en las redondas, con Alejandro Di Trolio (God Save the Brief), Manu y Nuria (Tagoartwork) y moderado por Jose Llinares de JWT Talk como organizadores.

Mis compañeros de mesa mostraron unas presentaciones divertidas y acertadas que ojalá suban a Scribd o similar, porque resumían muy bien las claves de la relación entre blogs y marcas. Mientras que yo, que odio los PPT, me limité a mostrar por encima mi trabajo para intentar explicar lo inexplicable: No me llames blogger por tener blog.

Porque lo que quería contar y debatir para empezar era la diferencia entre blogs y blogs. Algo que aunque parezca mentira, no todos tienen claro aún.

Un blog no es una tecnología o un formato de publicación. Aunque publicar noticias con posibilidad de ser comentadas y compartidas ya de idea de que lo es.

Tampoco es una web de noticias, ni una sección de opinión. Que un periódico on line llame blog a las columnas de toda la vida es otra cosa.

Y escribir sobre un tema determinado en una web, blog o lo que sea, tampoco lo convierte en blog, aunque los mejores blogs sean temáticos.

Lo que diferencia a un blog de lo que no lo es es quien lo escribe, que debe hacerlo de forma personal para aportar conocimientos u opinión, pero siempre desde su enfoque personal y con firma.

Si un blog tiene "equipo de redacción" con varios editores que además cobran por hacerlo o aspiran a ello, y hasta comercializa espacios publictarios, no es un blog. Es un medio. Compite en todos los terrenos con revistas y periódicos on line.

Discutir sobre si un periodista hace mejor el trabajo, si debe opinar, etc... eso es otra cosa. Pero si se publica con la presión de actualizar a diario y generar una audiencia determinada, entonces no lo llames blog.

Llama blog a ese espacio personal en el que los que llevamos ya unos cuantos años quizá hemos abandonado la carrera por ser los primeros en todo, en ser indexados, en ser leídos, en puestos del ranking, y nos interesa sólo usarlo por el mero placer de escribir de lo que nos gusta y cuando nos apetece. Por algo hablamos de la "egosfera".

Y dicho esto, si lo que te interesa es saber cómo conquistar a un blogger para que publique cosas sobre ti, volvemos a la base: ¿Es un blog personal o un medio con formato blog?

Porque si es un medio, el proceso es idéntico al seguido en las campañas de PR con los medios: Les envías nota de prensa lo mejor posible, les convocas a ruedas o presentaciones, y como tienen "necesidad" de actualizar, lo harán agradecidos en la mayoría de casos y tratando de quedar bien contigo y con la marca para que sigas enviándoles el trabajo medio hecho. Eso siempre ha sido así.

Pero si es un blog personal, generalmente estará escrito desde la curiosidad, las ganas y la pasión. Por tanto, si tu trabajo, marca, campaña o producto es bueno, seguro que el blogger querrá escribir sobre ello, y lo hará aunque tú no se lo pidas. Mientras que si le tratas como a un medio, y le envías una nota de prensa, es posible que ya no le apetezca hacerte es favor gratuito. Salvo que topes con un blogger a los que comer canapés, asistir a fiestas o recibir regalos les motive lo suficiente. Que los hay. La egosfera es la egosfera y cada ego se satisface a su manera.

Así que resumiendo. ¿Cómo conquistar a un blogger de publicidad o de cualquier sector?

1. Antes de intentar conquistarlo, conócelo. Como decían en la mesa redonda, es como ligar. Lee su blog, mira el tono, sus intereses, aprende de él. Luego localiza quién es. Quién firma. Si es una persona particular o una empresa, si lo hace por afición o es profesional.

2. Ponte en contacto previamente. Antes de invitarle a un acto o enviarle una nota de prensa, intenta conocerle personalmente. Al menos por mail. Mejor por teléfono. Y un café, ni te cuento. ¿Te parece raro? Eso es porque no has trabajado en una agencia de Prensa y RRPP. Los contactos con periodistas que funcionan son los personales, y con bloggers más.

3. Hazle sentir especial. Un blogger no está obligado a hablar de ti. Así que probablemente el título de la mesa redonda fuera muy acertado. Tienes que conquistarle. No le hagas sentirse comprado (alguien hablo de sentirse como putas y a veces pasa), ni obligado a nada, ni en deuda. Y sobre todo, cuéntale algo personal al oído. No me envíes la nota de prensa que tendrá todo el mundo. Cuéntame anécdotas, secretos, dame fotos exclusivas... pero no muy diferente a lo que le enviarías a un medio (revista, periódico) porque al fin y al cabo, hacen lo mismo, y recibir la misma información que un periódico puede ser un buen estímulo para el ego de muchos.

4. Segmenta y personaliza. Es el único secreto. Haz un plan de medios en el que incluyas blogs sabiendo quién es cada uno, lo que quiere y lo que necesita.

O haz un trabajo tan bueno que hable por sí solo. En mi caso(*), concretamente, funcionaría más. 

(*) Tal vez, porque yo no soy blogger. Soy un publicitario apasionado de mi trabajo que escribo en blogs. Y cuando escribo en otros cobrando, tampoco soy blogger, soy redactor. Vamos a llevarnos bien.

Foto con los bloggers by José Llinares (JWT Talk)