23 diciembre 2012

Nestlé también quiere que veas lo bueno


Frente a artículos apocalípticos como los del subdirector de eldiario.es que parecen quieren convencernos de que no sólo no tenemos remedio sino que además, intentar motivarnos es casi una ofensa, existe otra forma de ver el mundo.

Al destructivo artículo citado no lo pienso enlazar, pero sí a cómo lo ve Adolfo Suárez, @Cosechadel66 porque firmaría cada párrafo.

Cuanto más lo critican, más apoyo la iniciativa de Campofrío. Hay quien me ha preguntado que si con esos anuncios venderán más chopped, y mi respuesta la tengo clara. Si encima no venden más, mayor valor tiene que inviertan en esa estrategia.

Pero si lo que no gusta es el tono de Campofrío, que lo ha hecho manteniendo la línea de humor ¿negro? que emprendió con "Cómicos", aquí tenemos a Nestlé que lo hace con el mismo fondo, pero con una forma algo más realista. Y sin embargo, más sensiblera.

En su copy encontramos una frase que marca la diferencia:

"Quizá me quedo con que hay gente, hay mucha gente, que sí que ayuda a otra gente. La imagen de ver 500 personas delante de un piso para que no desahucien a otro... Esa imagen tiene que salir más. No podemos ver las imágenes del New York Times de España en blanco y negro".



Lo que subyace de estos anuncios, tanto del de Campofrío recordando lo que hemos hecho como sociedad en la Historia como el de Nestlé en un tono más cercano, intimista y personal, es la evidencia de que si queremos, podemos.

Recordar los siete Premios Nobel o los éxitos deportivos sirve para decirnos, a la cara, que haber nacido en España no nos condiciona al fracaso. Que cuando hay esfuerzo personal, se convierte en colectivo.

Y mientras unos se vuelcan en encontrar cada día un nuevo motivo para estar amargados, asustados y paralizados por el miedo, otros han decidido que ya está bien. Y personalmente, después de veinte años en marketing, estoy encontrando una nueva motivación para trabajar en lo que hago. Porque, de verdad, creo que La Publicidad puede salvar el mundo.


17 diciembre 2012

Te regalo mi influencia



He notado una perturbación en la fuerza, y creo que una burbuja del tamaño de la Estrella de la Muerte ha empezado a explotar. Basta con leer algunos post, tuits y comentarios en facebook recientes y ver que el ambiente está raruno. A lo mejor son cosas mías, pero tengo la sensación de que eso de la influencia se le está escapando de las manos a algunos.

Si esto sigue así, la blogosfera dará paso a la blogobasura. Y va caminito, arrieros, que algunos ya están esperando a otros. El Social Media es un medio como otro cualquiera, diré hasta ser más pesado aún de lo que puedas soportar. Y como cualquier medio, existen los contenidos de calidad, y los populares. En la tele puedes ver La2 o National Geographic, pero lo que funciona es Telecinco y Antena3 con sus tróspidos y sus Belenes Esteban. ¿Por qué iba a ser distinto en los blogs?

El Social Media es un medio, en el que hay personas. Las personas son lo que son, dentro y fuera de internet. No hay un mundo digital y otro real. Ya no.

Así que el tiempo en el que se buscaban "contenidos relevantes" para las marcas ha dejado paso al que se sabía que iba a llegar: la audiencia por la audiencia. Es la única forma de justificar el ROI, que son los padres.

Y cuando se busca la audiencia… ¿a quién le importa la calidad? El mantra es el Trending Topic y el RT. Lo dice Puromarketing, los RT son el nuevo indicador de la influencia , así que si quieres tener influencia, necesitas rodearte de quienes más RT consiguen. ¿Qué importa quiénes sean o a qué se dediquen?

Ahora, en un evento de marca te encontrarás a los que más followers tengan. Lo mismo es un charcutero, un mecánico de aviones o un saxofonista. Eso da lo mismo, si tienen más de 10.000 followers. Lo que digan de tu marca, o lo que aporten da absolutamente igual. Además, de tanto ir a eventos, saben lo mismo de gin tonics que de marketing, o de [...ponga aquí a lo que se dedique su empresa...]. Hombre, si el evento es de Campofrío, el charcutero tiene que ir, #esoesasí.

Hubo un tiempo no tan lejano en el que se hablaba de la importancia de los contenidos para el engagment, o para dar credibilidad a la marca, o para aportar un servicio especializado de tu sector al usuario más allá de la información. Pero eso, al final, es muy caro de mantener, y los que ponen el dinero, que son de números no de letras como nosotros, al final quieren datos. Tal vez sean "tundeteclas" como dice una amiga mía, pero no de máquinas de escribir, sino de calculadoras.

¿Cuánto me cuesta un banner en Marca.com y cuanto un blog? Compara los datos de audiencia, y al peso, lo que salga. Eso se llama Mass Media. Si vendes productos de consumo, para la masa, pues buscas medios de masa. Miles de followers, sin más.

A mí eso como que no me va. El Social Media, publicidad o no, es otra cosa. Y así me va. Lo que yo escribo no es influencia para casi nadie, en términos cuantitativos. Pero a veces, me encuentro con comentarios y mensajes directos como este que me animan a seguir igual:



O este en Roastbrief:



Y qué queréis que os diga, no sé si eso es influencia o servicio. Pero cuando comencé a escribir este blog en 2005, lo hice para compartir descubrimientos, ideas y conocimientos. Por dar servicio, entonces desde una agencia de publicidad, ahora como docente.

Esa es la única influencia que me interesa, pero si alguien cree que puedo ser considerado "influencer", se lo regalo. En serio. Te regalo mi influencia. ¿Tanto valor tiene un Tuit o RT? Pues como estamos en Navidad, te lo regalo.

Escribe un comentario en este post, con lo que quieras que yo comparta. ¿Tienes un negocio? ¿Un blog que quieres que mis lectores visiten? ¿Has escrito un libro, grabado un disco, expones tus cuadros en una galería? ¿Colaboras con una ONG? ¿Vendes algo? ¿No eres nadie conocido pero tienes un Pinterest muy chulo?

Me lo cuentas, añades el link y yo además de dejar el comentario en el blog, lo tuiteo con el hashtag #RegaloInfluencia

Y tranquilos, que os aseguro que no voy a fundiros el servidor con el tráfico. Que la influencia de un Servidor no es para tanto. La mía, digo.

P.D. Y ya puestos, si quieres saber otras formas de regalar en navidad, te invito a leerme en Ilustrae.

P.D. 2: Mira por dónde, me encuentro este post del Kraken.