06 junio 2011

Gurú lo serás tú, el libro y los cuarenta y cuatro ladrones

Encuadernación de "Gurú lo serás tú"


Hoy os contaré algo personal. Desde que escribo en otros blogs aparte de éste, incluyendo algunos de carácter anónimo y profesional para clientes, comicpublicidad no es lo que era. Lo reconozco. Pero de vez en cuando, recupera todo el sentido en su faceta de bitácora personal. En los otros me esfuerzo por generar contenidos de valor que justifiquen su precio, y aquí, intento que sean valiosos para mi, y justificar su existencia.

Esta semana llega por fin a las tiendas de toda España mi libro. Es la confirmación definitiva de que soy autor (aún me da vergüenza usar la palabra escritor) y la hora de la verdad para medir su éxito o no. Y antes de que eso ocurra, hay algunas cosas que quiero contar de la experiencia, de forma muy, muy personal. Casi íntima. Porque al fin y al cabo, este blog tiene muy poca audiencia en comparación con otros, y os considero a todos de la casa, de confianza. Hablaré bajito y si queréis decir algo, hacedlo, por favor.

Si, es un libro. 256 páginas impresas y encuadernadas. Y poco más. No es mi estilo, pero lo diré más claro: "sólo es un puto libro". No sé si me explico.

En realidad, no es ni eso. Ha sido como darle a "imprimir blog" y llevar a encuadernar. Porque el contenido, de una u otra forma ya estaba escrito, y algunas cosas desde hace seis años. Ya, así no lo vendo, que diría el chiste, pero en realidad, el trabajo editorial ha consistido en reunir los post de los tres blogs en los que escribo, agruparlos por temáticas, actualizar los datos, explicar los detalles que en formato web estaban basados en imágenes o enlaces externos... añadir textos de nexo... vale, sí ha sido trabajo. Como lo ha sido el de la supervisora editorial, el de la maquetadora, el ilustrador de portada... pero al final, es sólo un montón de papel, algo que muchos creen muerto y obsoleto.

¿Pero entonces, por qué el hecho de estar en papel lo convierte en otra cosa? ¿Porqué ahora en las fiestas y eventos me presentan a los demás como "alguien que ha escrito un libro", y no como un publicitario. ¿Por qué, después de veinte años de profesión, y seis escribiendo lo mismo en internet, ahora es diferente?

Pues lo es. Este libro me está dando muchas alegrías de todo tipo, y vivir maravillosas experiencias. Pero tiene un reverso tenebroso. Creo que cambia a la gente. Y no lo llevo bien.

De pronto, colegas de profesión o sector que no se habían interesado por mi trabajo, se convierten en amigos, y no sólo en redes sociales. Algunos al más puro estilo Mazagatos, me siguen desde hace tiempo aunque no me han leído. Mientras que amigos de verdad, de los de toda la vida, se distancian. Espero que nadie se dé por aludido, y si lo hace, que lo piense antes de decírmelo. Es un puto libro. Nada más.

Bueno, es mucho más, permitidme la contradicción geminiana y ser fiel a mi estilo de darle mil vueltas a todo. Este libro es mi trabajo.  El que he hecho, el que hago y el que quiero hacer. Y por eso, en ocasiones he tenido que ponerlo por encima de otras consideraciones, y defenderlo a muerte. Si no lo hubiera hecho, no estaría hablando de él. Y ha habido momentos de peligro, miedo y dudas.

Ya terminado y buscando la forma de convertirlo en realidad, alguien me dijo, más o menos:
"Creo que tienes razón en lo que dices, pero no estoy de acuerdo en cómo lo dices. Algunas cosas son muy críticas, con una ironía excesiva que no favorece al mensaje. Para publicarlo tendrías que cambiarlas". 
No lo dudé ni un momento. No iba a cambiarlo. Es mi estilo, para bien o para mal, y tanto en mis consejos profesionales como en muchos capítulos del libro siempre insisto en que lo importante es tener una marca, un concepto propio, una personalidad. No iba a escribir el libro que hubiera hecho otro.

Y llamé a otra puerta. Y esa puerta, me dijo:
"Me gusta. Me he leído la mitad en una noche, y me han llamado la atención muchas cosas. Pero hay un problema. Si lo publicara, estaría en contra del resto de libros de gestión que edito, porque los desmitifica. En cierto modo, va en contra de los manuales de marketing que están de moda porque defiendes que no hay nada nuevo bajo el sol. Aún así, podríamos verlo, pero con tiempo".  
Y entonces pensé: Tienes que seguir, y tiene que ser ahora. Es diferente y como siempre has dicho, los nichos de mercado hay que llenarlos.  Y de todas formas, nadie te lo ha pedido. Nadie te lo ha encargado. Si lo has escrito para ti, no lo cambies para otros. Y lo hice. Y me alegro.

Porque  la realidad me demuestra día a día que el libro será bueno o malo, pero es mi reflejo. Y así lo dicen quienes lo leen y lo comentan amablemente en sus blogs.

Como cuando Javier Píriz, desde su magnífico El Rincón del Publicista, dice:
"Jota es una de esas personas especiales, una de esas personas humanas y sin pelos en la lengua que te van cayendo peor cuanto mas grande es tu ego y mas abultada tu tontería." 
O Martin Caro, en Persuasiones dice:

"Lo reconozco. En muchas ocasiones me han dado ganas de partirle la cara, en sentido figurado: tiene ese extraño don de meterte el dedo en el ojo. " 

Sí, yo también he tenido que leer dos veces sus palabras para asegurarme si eran elogios o todo lo contrario. Y os ruego que leáis sus post completos, porque simplemente son geniales y es una pena que sean sobre mí.

De los silencios, de quienes tienen el libro o han oído hablar de él, pero evitan mencionarlo o hacer retuits de las menciones, pese a que nos conocemos y es su especialidad, también saco la conclusión de que a algunos, no les ha gustado el título. Me encanta.

Y en este punto, no tengo más remedio que hablar de Vodafone España, y muy especialmente a cierta persona del departamento de publicidad que no quiere ser nombrada por humildad, pero que ha sido quien ha hecho realidad el sueño. Desde el primer momento mostró su apoyo, y sigue haciéndolo. Ha financiado el libro, y ayuda a la promoción del mismo. Y, con el aval implícito que conlleva colocar su logotipo en la cubierta y ofrecerlo a sus clientes y contactos como obsequio, en ningún momento me pidió cambio alguno del contenido editorial. Como nunca lo hacen cuando escribo en su blog Cooking Ideas. Y esto, amigos desconfiados, no es un post patrocinado. Es un post que me obliga a escribir mi corazón.

Y aquí estamos. Cuatro mil ejemplares en la calle, casi otros cuatro mil lectores en el formato digital de 24Symbols, disponible en formato kindle en Amazon US, UK y DE, y preparando la versión eBook para aquellos que no quieren comprar "árboles muertos". Tengo entendido que la tirada media de un libro de empresa son 2.000 ejemplares, así que esto debe ser un "best seller", o un "best reader" o yo qué sé.

¿Y los cuarenta y cuatro ladrones? Son mis años. Recién cumplidos, quienes me han robado el sentido práctico y lo han sustituido por sentimientos que, para eso es mi blog, quería compartir. Porque si alguna vez notáis que soy yo el que cambia, o me distancio, o me pongo el traje de gurú, por favor. Recordadme que es sólo un puto libro.

5 comentarios:

ornitorrinco dijo...

Sin entrar en profundidades (esto es solo un comentario), es fácil comprobar cada día que en muchos sentidos hemos ido perdiendo el norte en cuanto a qué es lo importante en la vida. Lo realmente importante.
Y en el entorno profesional es muy evidente. Deslumbrados por la ambición desmedida y agitados por la avidez de todo aquello que alimenta el ego, algo se fue quedando atrás en el camino. Algo fundamental.
Tu libro es valioso, no solo por su contenido, sino porque es un trabajo hecho desde la coherencia y la honestidad, cualidades que adornan a su autor (porque no se pueden fingir).
Así que enhorabuena. No por el libro -que también-, sino por ser fiel a ti mismo y a unos principios en estos tiempos que corren.
Y en el peor de los casos, siempre nos quedará Alaska...

José Carlos León (comicpublicidad) dijo...

Gracias ornitorrinco, tú estás entre los que siempre estarás, porque la sangre une.

Y este libro tiene a la vista tu trabajo y cariño.

Un abrazo.
J.

unapausaparalapublicidad dijo...

Es un puto libro, si, pero esta de puta madre ;)

José Carlos León (comicpublicidad) dijo...

Un mes después me doy cuenta. Muchas gracias unapausaparalapublicidad ;)

Aitor San Sebastián dijo...

Entiendo que algunos no quisieran publicarlo y que otros no lo hayan retuiteado, porque hay verdades que no a todo el mundo le gusta oír.

Me alegra que lo dejaras tal cual estaba, sin cambiarlo, porque es un libro que hacía falta. Y me alegra también que, por suerte, todavía queden editoriales como Pantaleimon dispuestas a publicar libros así.

Un saludo.