29 diciembre 2010

Cultura, el único producto que la gente no considera producto.


De todo el debate generado a costa de la famosa "Ley Sinde", que por otra parte me parece muy sano como ejercicio en una sociedad, lo que más me preocupa es el concepto que como país tenemos de la cultura. Generalizando a partir de la lectura de opiniones y comentarios en webs, foros y redes sociales, es fácil concluir que es considerada un bien público, imprescindible, que debe ser gratis y de acceso público ilimitado. Y cuando se explica que es difícil generar contenidos sin generar costes que tienen que repercutirse en el consumidor de esa cultura, las dos únicas respuestas que se reciben son, que el modelo de negocio es obsoleto, y que la tecnología permite copias exactas casi gratis y no justifica los precios finales.

Igualmente, se defiende sin rubor que el arte sobrevivirá siempre porque los artistas no van a dejar de existir, pues es una vocación y una necesidad. Esta afirmación, suele ir acompañada de una critica mordaz y desprecio hacia determinados artistas, con etiqueta de "comercial" a los que se le niega el valor cultural o la calidad, amparados en que son productos dirigidos a las masas "incultas". Confundiendo gusto con calidad, mal empezamos.

Bueno, me parece tal sucesión de contrasentidos que me cuesta mucho centrarme cuando hablo de ello. Porque tiendo a buscar la lógica, la coherencia y las posiciones basadas en criterios éticos claros muy generales. Y con esta forma de pensar, me es imposible entender que se piense que la cultura es un bien público, pero no se acepte que "la cosa pública" (como decían los Romanos "la república") no lo defienda, o lo sufrague del erario público. Si como sociedad consideramos que la cultura es un bien de primera necesidad y debe ser accesible gratuitamente sin trabas, entiendo que será esa sociedad de forma colectiva quien lo pagará, como la educación, el ejército o la sanidad. Porque si no, estaremos pidiendo a una parte de la sociedad, a los artistas y creadores, que lo hagan para nosotros ¿gratis? Es decir, que no tendremos artistas-comerciantes, si no artistas-esclavos. Juglares. Bufones medievales.

Porque yo el tema ese de que "si fuera más barato lo compraría"... no me lo creo del todo. Y tampoco creo que el estado tenga que mantener todo el sistema cultural de un país. Al contrario. Si defiendo que cada autor tiene el derecho de elegir si quiere Copyright, Copyleft, Creative Commons o lo que sea, es precisamente porque creo que como cualquier otro producto sujeto a la subjetividad del consumidor, debe ganarse su puesto y sus ventas. Pero eso sólo es posible si cuenta con las mismas protecciones y garantías jurídicas que cualquier otro producto.
Lo siento, no me vale que me digan que "como es posible tenerlo gratis en la red, no puedo cobrarlo y tengo que inventarme otro modelo de negocio". Poder, se puede, pero no se debe. Poder, podemos ir a 200 por una autovía que hemos pagado con impuestos. Pero no debemos y no podemos porque no nos dejan. ¿Mantendrías la velocidad si no hubiera radares y multas?... esa es la realidad de la sociedad. No queremos reconocer las cosas como son, si no nos favorecen.
Espero no tener que volver a repetir mi postura sobre el canon y la red neutral, porque ese no es el problema. Eso son leyes y normas que hoy se dictan y mañana se anulan. Me preocupa la ceguera y el engaño colectivo. Me preocupa el valor que le damos a la Cultura, con mayúsculas, representada en quienes generan esa cultura.

Hasta ahora, me encontraba muy sólo haciendo de Pepito Grillo. Pero afortunadamente, tras el chaparrón de la Ley, empiezo a ver a personas que intentan hacer el mismo esfuerzo por hacer entender que la situación no es tan simple como decir "soy libre y tengo derecho".

Si quieres hacer un pequeño esfuerzo por escuchar a gente que tiene una visión más amplia del tema, y sabe defenderla con argumentos sólidos y contrastados, aún a riesgo de que te haga cambiar en algo tu punto de vista actual, te recomiendo las siguientes lecturas, empezando (con permiso) por lo que escribí la semana pasada en Cooking Ideas: "¿A cuántos autores conoces?

Siguiendo con la experiencia de un creador poco sospechoso de comercial: "Otro Creador" de Nacho Vigalondo en el Blog de Nacho Vigalondo de El País.

La visión de un experto en internet y redes sociales: "Un Modelo Sostenible de Consumo Digital" por César Martín, en Alzado.org

La investigación periodística de uno de los más beligerantes con Sinde: "¿Cuánto ganan las páginas de descargas?" por Ignacio Escolar, en Escolar.net

La genial descripción, una gozada de lectura, de cómo se siente un escritor en medio de la vorágine: "Desventuras de un escritor sentando en el centro de un encendido debate" en Mis Apis por tus Cookies.

Y los argumentos de los creadores, que tienen tanto derecho a expresarse en la red como sus detractores: "Grupos de creadores se movilizan en Internet por los derechos de autor" Un artículo de El País

Ojalá te animes a leer estas fuentes propuestas. No quiero convencerte de nada, despuès puedes seguir pensando lo que pienses ahora, pero al menos, lo harás más informado. Te lo aseguro.

(Imagen: Licencia CC de Flickr)

24 diciembre 2010

Otra forma de regalar en Navidad


Aviso: Este post lo publiqué en Ilustrae en 2009, pero sigue vigente y quería volver a compartirlo.

Si eres de los que entienden el regalo navideño como un compromiso, o como una forma de demostrar tu poderío económico, este post seguramente no te interese. O tal vez incluso en ese caso, si te está afectando la crisis más de lo previsto, puedes encontrar atractivo este punto de vista Ilustrae sobre el regalo...
Si por el contrario crees que la navidad te brinda la oportunidad de expresar tu cariño hacia alguien que quieres mediante un regalo (vaya, seguramente no deberíamos esperar un año para eso, ¿no?), te propongo unas opciones que van desde los cero euros a los veinte. Y son sólo ejemplos de lo que podrías hacer empleando tu mejor banco: la imaginación.

Por ejemplo...

1) Un "Te Quiero" certificado.
Por muchas veces que le hayas dicho a alguien que le quieres, padre, madre hijo, pareja o amigo, nunca está de más que les quede claro que lo dices de corazón. Prueba a enviar tu felicitación o una simple carta en la que le digas que le quieres, de tu puño y letra, y envíala por correo certificado. No llega a cinco euros y seguro que le sorprendes. En el peor de los casos, le dejarán un aviso en el buzón y tendrá que ir a correos a recogerlo. eso lo hará más oficial y memorable...¿he dicho el peor de los casos?

2) Un "Te Quiero" con Garantía.
Si no te basta con enviarlo certificado, o si no te parece buena idea, prueba a darle una garantía de tus sentimientos. Haz un certificado o una tarjeta de garantía con cualquier material, por ordenador o a mano con rotuladores...lo importante es que diga algo como: "Garantía de por vida de mi cariño: Si alguna vez sientes que te estoy perdiendo, enséñame esta tarjeta y reaccionaré". ¡Ojo! Sólo sirve si estás dispuesto a emocionarte cuando te la enseñen, y cumplir con el trato.

3) Un Bono Abrazo.
Ya nos contó David en el post sobre plagios y la campaña "regala abrazos" que alguien pensó que abrazar a los demás es un gran regalo. Pero si quieres dar algo tangible y duradero, te proponemos otra vez que cojas un lápiz o un ratón y prepares un "Bono" canjeable, por ejemplo, por 10 abrazos. Pueden ser cheques o un folio con las tiras recortables que se ponen en los árboles para anunciar cosas. El formato es lo de menos, lo importante es que tu ser querido sepa que puede llamarte cuando necesite un abrazo. ¿Nunca has necesitado uno?

4) Su color favorito

Vale, eres espiritual pero no tanto. Pues entre bazares, supermercados y tiendas de todo a 100 puedes reunir un paquete más o menos grande de objetos que sean todos del mismo color. Golosinas, jabones, velas, etc...sólo tienes que conocer cuál es su color favorito y hacérselo saber. Seguro que aprecia que le conozcas tan bien.

5) Una suscripción a una revista
Parece que el papel está en desuso, pero aún hay un número ilimitado de revistas temáticas de lo más interesantes, para cualquier gusto, sea cual sea su afición favorita. La mayoría de publicaciones cuentan con un servicio de suscripciones para regalo. Otras bastará con que te suscribas tu pero des su dirección de entrega. La ventaja de este regalo es que dura todo el año...¡todos los meses será navidad y se acordará de tí! Según la revistas que elijas, el precio es más que razonable para lo que dura el regalo..por ejemplo, esta oferta es fantástica: dos revistas mesuales por sólo 18 euros.

6) Las fotos de vuestra vida
El mundo digital hará que muchos de nosotros perdamos los recuerdos convertidos en bits, aunque mantengamos copias en papel blanco y negro de nuestros abuelos. Si tienes una buena colección de fotos en la que sales con esa persona, prueba a imprimirlas y prepara un pequeño album o un cuadro con ellas. Reflejará tu cariño cada vez que lo vea y será algo realmente único y personal. Y puede que una joya en el futuro...

7) Un Blog.
Pues si, por qué no. Un blog es gratis, y auqnue te parezca mentira, millones de personas no los conocen o creen que es más difícil. Pero en cualquier caso, si le preparas la plantilla wordpress o blogger, le subes las primeras fotos, y esos trabajos previos que tanta pereza dan...Otro regalo económico y para toda la vida. es un regalo especialmente útil para personas con problemas de salud o discapacidades que les impidan salir de sus casas o relacionarse socialmente como los demás.
¿Imaginas cuántas cosas de VALOR puedes regalar sin que CUESTEN? ¿Nos cuentas alguna?

20 diciembre 2010

Mapping, cuando el arte necesita a la publicidad


La semana pasada asistí al montaje de la primera acción de Mapping Inetractivo en Madrid, creada por Vodafone, para promocionar el modelo Galaxy Tab de Samsung. Una espectacular acción llevada a cabo en plena Plaza de España por la agencia Tango° que convirtió el edificio España en una pantalla multimedia. En realidad, el Mapping es mucho más que proyectar una imagen sobre un edificio. La técnica de Mapping o lo que es lo mismo, la Map Projection, consiste en tomar las coordenadas arquitectónicas exactas de un edificio o monumento, y crear una obra visual que se ajuste con precisión a ellas. Pero no sólo para que lo proyectado encaje en la superficie, sino para jugar con ella, con sus formas y volúmenes y generar imágenes en 3D que creen la ilusión óptica de que el edificio se transforma, se mueve, actúa... Y todo ello, logrado combinando las animaciones digitales con la proyección a una enorme cantidad de lúmenes que permite utilizar el poder de las sombras y los contrastes.

Se logran, mezclando creatividad y tecnología, auténticas obras de arte, efímero si no fuera por la posibilidad de grabarlos en vídeo. Unas performances que se disfrutan más en vivo que en casa, pero que por su naturaleza misma, están destinadas precisamente a ser vistas por más personas en un medio como internet, que en directo.


El asunto es, que como es fácil imaginar, los artistas que desean crear este tipo de obras lo tienen mucho más difícil que si quisieran pintar un cuadro. Y como arte callejero, desde luego está muy lejos del graffiti. Pero en ambos casos, lo que marca la diferencia no es la técnica o el talento, si no el coste.

Sin contar con los necesarios permisos administrativos, que no suelen ser gratuitos, la logística y la tecnología necesaria para una de estas actuaciones eleva el presupuesto a muchos miles de euros. Muchos. Y salvo que se trate de un trabajo realizado en paralelo a otro tipo de actividad, como en el caso de los conciertos de ACDC , en el que miles de personas pagarán el espectáculo global del concierto, las posibilidades de que alguien financie una de estas obras se reducen a una: la publicidad.

He defendido muchas veces que los diseñadores y los directores de arte no somos artistas, entendiendo el arte como una expresión creativa totalmente libre. Pero en estos casos, si el anunciante es lo suficientemente abierto de mente, es posible que se llegue a un acuerdo equitativo en el que el creador tiene cierta autonomía en su trabajo, y a cambio, cede a incluir en ellos la marca o el producto de quien financia la obra. Otras, en cambio, todo el trabajo estará centrado en la exaltación del branding. Unas veces será una obra patrocinada, y otras será simplemente un anuncio en formato Mapping. Pero en ambos casos, el diseñador sólo habrá podido mostrar su talento y expresarse gracias al dinero que aporta la publicidad. Imaginad esta acción de Ralph Laurent, sin el apoyo de Ralph Laurent... (ver video en youtube)



Para unos será prostituir el arte, para otros, será una bendición. Pero para los usuarios, será en la mayoría de los casos la única posibilidad de disfrutar de una gran espectáculo. Grande, en todos los sentidos. Personalmente, prefiero ver un anuncio así, que un maldito banner a pantalla completa cuando entro en un periódico on line.

02 diciembre 2010

InSideAd™ de Coca Cola Zero Sin Cafeína



El lanzamiento de la nueva Coca Cola Zero Sin Cafeína, pudiendo haber utilizado cualquier recurso publicitario más o menos emocional como es habitual en la multinacional, se ha limitado a un anuncio que añadir a la lista de InSideAds™ de comicpublicidad.

Recordamos en qué consisten:

  1. Hablan de publicidad dentro de la publicidad
  2. Utilizan como mensaje principal el copy strategy de forma transparente y lineal
  3. Revelan técnicas o recursos de marketing al consumidor
  4. Utilizan términos o elementos visuales propios de un medio sectorial publicitario para dirigirse al público general.

En este caso, el copy es totalmente transparente, y alude al naming, así que lo encuadramos en el punto 2. Algo así como si la agencia lee el briefing, y decide contarlo tal cual, porque "el nombre lo dice todo".