05 noviembre 2010

Páginas Amarillas y los anunciantes masoquistas

Nos hemos creído tanto eso de que la web es 2.0 y social, que tengo la sensación se le está escapando de las manos a algunos. Una cosa es que existan foros y blogs en los que los usuarios puedan comentar cualquier cosa sobre ti. Otra que crees tu propio blog, facebook o twitter abierto a la conversación controlada, y otra muy distinta es pagar anuncios para que te machaquen.

Páginas Amarillas, además de ese ladrillo de papel que te dejan en la puerta de casa una vez al año, es un directorio en internet que luchando por mantener su espacio en el mundo de las búsquedas está introduciendo cambios y mejoras adaptándose a la demanda.
Una de las características que están destacando, es la posibilidad de que los usuarios dejen sus comentarios. Muy 2.0. Pero me pregunto una cosa... no afirmo, pero dudo.

Por ejemplo:
"...un lugar para no olvidar lo malo que es... entre el desagradable olor corporal del camarero obeso, su mala educación, la tardanza en servir la comida (y eso que el local estaba practicamente vacío) y encima fria, la poca oferta de vinos y muchas otras cosas, es mejor no olvidar lo poco profesional y lo poco que tiene que ofrecer para no caer en el error de volver. Un cero en todo.
¿Es lógico pagar por estar en un sitio en el que nos pueden poner a caer de un burro?
La respuesta fácil es que lo harán igualmente en otro sitio. Pero insisto, pagar por ello... cuando de todas formas el líder en búsquedas es Google, me parece un refinado masoquismo 2.0.

1 comentario:

Anónimo dijo...

paginas amarillas estoy convencida que incurre en algun delito.no me quiero poner por ejemplo per mi experiencia es que te sacan dinero a ti y a tu competencia en el mismo espacio que un consumidor ve,y encima nadie te busca por páginas amarillas.Qué bobos somos a veces.