La Televisión es mentira

Es asombroso que con el enorme potencial que tiene el medio televisivo para informar, educar y entretener, las cadenas de todo el mundo apuesten una y otra vez por formatos que explotan el morbo, las bajas pasiones y el escándalo.

La buena noticia es que la TV es mentira. La mala, que la mayoría no lo sabe.


Lo que ves en el 90% de los casos es un simple montaje organizado por un grupo de productoras que:

primero crean el personaje ( Puede ser un programa tipo Gran Hermano, o un aspirante a famoso que pasaba cerca de alguien ya conocido. Lo importante es que se preste a decir y dejarse decir cualquier cosa ante las cámaras).

Luego crea el guión. (Un romance, una herencia,...nada de un buen trabajo profesional. A la mayoría de la gente le interesa el morbo y las desgracias ajenas. Saber que alguien triunfa por su profesionalidad no vende, lo que gusta ver es cómo alguien odia a alguien, cómo los que visten bien pasan penurias, sufren de amores...)

y finalmente los, digamos periodistas, trabajan con el material para llenar horas y horas de debates y tertulias.


Todo ha de parecer natural y nadie lo reconocerá jamás, pero hasta muchas de las noticias que dan los informativos, no son reales. Y os lo cuenta alguien que ha enviado notas de prensa a las redacciones y dirigido más de una rueda de prensa.

Las cosas que he visto y oído en la trastienda, no son sólo aborrecibles; Son incontables y necesitaría un blog entero sólo para ello.

Como muestra un simple botón: hace años, en los inicios de Tele5, participé en un casting para seleccionar público colaborador de un programa debate, en el que fui rechazado porque argumentaba demasiado y gritaba poco. Como os lo cuento. Y según veo en el blog de Sonia Blanco, todo sigue igual, o peor:

Como dice Ana, si te crees capaz de superar a la Patiño, no dudes en intentarlo.

No te preocupes, no necesitas saber mucho, ya te dirán lo que tienes que decir: a un cliente mío óptico le invitaron a un teledario y le pidieron que discutiera y contradijera al otro invitado, oftalmólogo, sobre los riesgos de las operaciones lasik. Lo malo es que estaba de acuerdo con lo que opinaba el otro y se negó. Le recriminaron el hecho porque eso no generaba audiencia y si no hubieran tenido que entrar en directo lo hubieran suprimido.

Y no temas que te caiga una demanda. ¿Has visto a algún periodista o colaborador en la cárcel?.

Comentarios