El "placer" del diseño.

He descubierto en el blog I belive in Adv una campaña a mitad de camino entre la promoción de ventas y la guerrilla, y que sin duda habrá sido un placer para los creativos, y lo será para más de un consumidor.

Según parece, la Agencia JWT de New York ha creado unas pegatinas para colocar en el "culo" (con perdón) de la botella de Ketchup, con lo que se "incentiva" el acto de golpearlo repetidamente para servirlo. El anunciante es una web de productos fetichistas, pero probabelmente quien salga ganando sea el fabricante de la salsa de tomate, ya que jugando jugando, se acaba antes el bote.

Me recuerda el caso de un fabricante de pasta de dientes que aumentó un 10% las ventas, haciendo un 10% más grande el horificio por donde sale, por lo que como la gente suele extender la pasta de principio a fin del cepillo, gastaba un 10% más, sin darse cuenta.

Comentarios

JAAC ha dicho que…
La historia del dentífrico es como el que dice que no le importa que el precio de la gasolina suba que el siempre echa 20 euros...
Nos acostumbramos con facilidad a una medida y sólo hay que saber cómo cambiar la velocidad para que todo se gaste antes sin darse cuenta. Vamos, lo mismo que pasó con la entrada de los euros ahora que lo pienso :-)
Buena reflexión.

Gracias por tu visita como siempre.
J.