Marketing con piel de cordero.

Aunque en comicpublicidad defendemos siempre la honestidad de la actividad del marketing y comunicación como norma general, a veces, si parece que haya un" lado oscuro".

Hoy he visto una noticia sobre un nuevo carrito "inteligente" para supermercados que probablemente tenga un doble fondo.

Según el artículo , el invento está destinado a convertirse en la última arma en la lucha contra la obesidad, ya que el citado carrito cuenta con un dispositivo que reconoce los productos seleccionados y avisa de aquellos "malignos" para el comprador por contener exceso en grasas, azúcar o sal, y te avisa de ello.

"En el futuro, la pantalla podrá también informar al cliente de los componentes nutritivos del producto, así como del país de origen del mismo y de la posibilidad de reciclaje del envase utilizado."


La noticia, vista así de primeras, parece un gran avance social contra el exceso consumista y los malos hábitos alimenticios.

Pero no me cuadra, no se a vosotros qué os parece, pero creo que hay gato encerrado. Me explico:

¿Un hipermercado tiene tanta conciencia como para avisar al cliente de que está comprando algo malo?

Si realmente considerara esta posibilidad, sería más honesto simplemente no venderlo, hacerlo en una zona reservada y señalizada o avisar en el lineal, sin necesidad de este despliegue tecnológico. Y en cualquier caso...¿los proveedores qué pensarían?.

Y el argumento de la posibilidad de reciclar el envase...apelar a la conciencia ecológica está muy de moda, pero es innecesario, ya que por ley es obligatorio el uso de materiales reciclables.

Así que me paro a pensar en el porqué de la noticia, y en seguida encuentro posibles razones ocultas.

El verdadero fin de ese avance tecnológico es la mercadotecnia. El dispositivo permite personalizarse con la tarjeta de fidelización del cliente, y conocer sus hábitos de consumo y compra..unidades por cada marca, combinaciones, día de la semana que dedica a la compra...una valiosa información que según reconocen sus impulsores, podría servir para ofrecerle ofertas concretas (otra forma de ver en positivo el hecho de que nos controlen).

Claro, venderle eso al público es complicado, ya que se trata de otorgar al punto de venta la posibilidad de cierta manipulación, y además bordea, por no decir choca, con la Ley de Protección de Datos Personales, sobre todo si se incluye información sobre salud como alergias o niveles de colesterol para que el carrito nos avise de los peligros que corremos.

Tal vez por eso, los propios interesados aportan un dato complementario en la noticia (el artículo "huele" a una fuente procedente de gabinete de prensa):

"Uno de cada cinco clientes no tiene nada que objetar a que esos establecimientos 'espíen' sus preferencias, sus alergias o sus problemas de salud, si ello sirve para estar mejor orientados"


La verdad, sabiendo cómo es el marketing por dentro, esta noticia desprende un aroma a tramposo muy sospechoso. Es difícil vender una versión tan moderna del "Gran Hermano" si no se le da la vuelta y se busca el lado positivo, así que nada mejor que pensar en los argumentos de salud, que venden mucho.

Como en la película "El Sexto Sentido", "...en oacasiones veo..."

Comentarios

Beatriz ha dicho que…
Pues a mí lo que me han contado siempre es que no hay alimentos buenos ni alimentos malos por sí mismos. Depende de cómo los combines, y hay que comer de todo. Por ejemplo, si resulta que todo lo que tiene mucha grasa es malo, entonces no podríamos comer mantequilla o margarina en las tostadas, porque el 80% es grasa. ¿Resulta ahora que hay que satanizar la mantequilla? Lo mismo con el azúcar del café: No hay que ponerse azúcar en el café porque, obviamente, contiene mucho azúcar. Ni comer chocolate. Anda ya...

A mí esto de los carritos-GPS que te van diciendo por aquí sí, y por aquí no,me parece que es aprovechar la anécdota ("mucha grasa, "mucho azúcar"), simplificarlo todo (grasa=malo; azúcar=malo; soja=bueno), convertirlo en ley general y sacar provecho económico sin educar ni informar.

Decir que hay que comer de todo incluyendo caprichos es más complicado y a lo mejor ya no es tan atractivo para las empresas de marketing, porque tener que decir "todos somos buenos si nos mezclas bien" es mucho más aburrido que decir "yo soy bueno, mi competidor X es malo porque sus alimentos tienen más colesterol que los míos".
Beatriz ha dicho que…
Ah! Y a mí sí que me molesta que se espíe qué compro y qué no. Lo que tienen que hacer es etiquetar bien la información, y ya me busco yo lo que quiera. No necesito que me metan nada por los ojos...

Lo de promocionar que sería bueno para el consumidor con alergias, porque el carrito le avisaría de qué productos puede comer, es trampa. Ni los propipos productores se preocupan de ofrecer la información sobre alérgenos de su producto (especialmente los productores pequeños), como para que lo sepa el carrito.

Y lo de que el carrito (o el dueño del carrito...) tenga que saber si yo soy diabética, tengo hipertensión o colesterol alto, por no decir enfermedades más graves, me parece intromisión en mi intimidad que a ellos ni les va ni les viene.
cristina ha dicho que…
Como siempre nos presentan un producto como beneficioso para el consumidor, cuando en realidad (y así lo han afirmado hoy algunos informativos) es una herramienta más que permitiría conocer nuestros hábitos y un nuevo soporte para la publicidad.
Saludos
COM&IC ha dicho que…
Hola beatriz, (cuánto tiempo...)

Gracias como siempre por tus amplios comentarios.

Hay un matiz de este post muy curioso: por un lado nos ocultan la parte de "control" del consumidor, y por otro nos quieren convencer de lo positivo de "controlar" los gustos o hábitos de consumo con la excusa de lo saludable.

A veces, es difícil delimitar hasta dónde se respeta nuestra libertad de elección como consumidores, no?

Bs.
COM&IC ha dicho que…
hola cristina, gracias por tu aportación.

Si, queda claro para quein se fija un mínimo en la noticia, verdad?

Saludos.
Javito ha dicho que…
Yo siempre digo que la publicidad es la primera linea de combate del sistema capitalista, consumista, en el que vivimos. Y yo,que la vendo, me siento como un soldado. Y hay que conseguir nuevas armas, y más efectivas cada vez. Que no os extrañe el lenguaje de batalla, siempre se ha usado en publicidad,(campaña, por ejemplo). Mirad lo que se ha esforzado todo el mundo en que Internet sea un arma potente y fiable para el nuevo consumo. Y llevamos años intentando colocar una pantalla interactiva en cualquier sitio para ese fin, en farmacias, puntos en gasolineras, en centros comerciales... pero la gente no se para y se queda frente a la pantalla, incluso creo recordar que el mismisimo Corte Inglés, cuando empezó a comercializar coches pretendia que el posible comprador lo hiciera através de una pantalla para buscar el modelo y la marca... pero no pita.
Ahora te lo colocan en un dispositivo movil que va a ir contigo durante toda la hora, hora y media que vas a estar comprando en el super o el hiper, la ida es sencilla pero genial, aparte de recomendaciones y mensajes se puede
ir haciendo caja y salir sin tener que hacer cola, adios cajeras..., incluso conectarla con el ordenador domotico de casa y que te recuerde que falta leche o foie grass, y que marca es la tuya, este en oferta o no.
El resto solo es el celofán del paquete.
Besos
COM&IC ha dicho que…
Gran reflexión, Javito. Gran aportación.

Y que nadie se rasgue las vestiduras, porque todos vivimos de que nuestra empresa venda más cada mes.

Y los funcionarios también, porque sus sueldos salen de los impuestos, y los impuestos de dónde vienen si no es de los trabajadores y las empresas, del IVA...etc...

Gracias.
Jorge ha dicho que…
.. Bueno lo que no llego a entender como un producto que tiene tantos problemas para entrar en el futuro mercado (eso que te controlen por donde vas y te esten lanzando publicidad personalizada a tu pantalla, la misma donde tienes la lista de compras y las advertencias medicas que tengas tu mismo que pasarlo por la maquina) ha sido transformado en un MEGA-CHUPI producto que cuida de ti y TODOS los periodistas de las cadenas se hayan tragado el anzuelo haciendoles una brutal campaña gratuita... Como me gusta eso de limitarse a poner lo que te dice el "Telex" sin ningun criterio, ya me gustaria amí trabajar tan poco.
Bien por los de marketing han conseguido su objetivo ademas el carro tiene cosas buenas, pero fatal por los intermediarios que no han filtrado la "informacion", a no ser que lo que hubieran puesto fuera publicidad pagada porque sino...