El mal gusto publicitario

  • En ocasiones un mensaje directo puede no ser la mejor idea. El anuncio de la imagen es una página de publicidad de la empresa Knauf publicado hace algunos años en la revista On Diseño.

La empresa en cuestión fabrica paredes y techos de yeso laminado. Para demostrar su resistencia, apostaron por un mesaje muy evidente, dice el copy:

"AGUANTAN DE TODO. Y lo que le echen, porque las paredes Knauf aguantan hasta lo más pesado. Decídete por Knauf. La solución más sólida. Paredes y techos Knauf."


Bajo el body copy, aparece una imagen en miniatura de un urinario, que se supone es lo que pretenden expresar como idea principal, que aunque no sea un muro de ladrillo, aguanta el peso de un sanitario.

Lo malo es que no sabemos si por una cuestión de epatar o por reforzar la idea de que la pared lo "aguanta todo", la foto muestra todo tipo de graffittis de dudoso gusto. Real, tal vez, pero inadecuado, seguro.

Y no lo decimos porque seamos unos exquisitos. Es que si el mensaje fuera que la paredes Knauf se limpian fácilmente y resisten el vandalismo, tal vez fuera adecuado, aunque en todo caso, podían haber sido menos explícitos.

Además, el medio en el que se publica es uno de los que cuenta con un perfil de lector más alto. Y la forma, debería adecuarse al medio.

Es sólo un ejemplo. Hay muchos anuncios en todos los medios que recurren a lo zafio para atraer la atención.

A veces, los publicitarios somos capaces de todo por llamar la atención.

Comentarios