06 junio 2006

El fracaso como arma de venta

No debemos despreciar las oportunidades que nos brindan nuestros propios fracasos. Gestionar bien una reclamación puede hacernos ganar la confianza de un cliente insatisfecho y fidelizarlo.

"Se dice que un cliente satisfecho lo cuenta a tres personas, mientras que uno descontento lo cuenta a diez"


Por tanto, no debemos dejar caer en el olvido una reclamación, ya que si le damos respuesta eficaz podremos convertir nuestra flaqueza (se supone que puntual) en un valor.

"Quien reclama quiere arreglar las cosas, y si lo consigue, quedará satisfecho".

Porque nadie es perfecto, pero los clientes estan (estamos) dispuestos a perdonar un error pero no un engaño. Y cuando algo falla y no nos dan solución, nos sentimos engañados.

Ganar la confianza del cliente deja de ser exigirle que tenga fe en nosotros cuando se demuestra, y la mejor oportunidad de demostrarla es solucionando un problema. Así pues, un servicio eficaz de atención al cliente, que de respuesta rápida a las reclamaciones puede ser una de las mejores armas de venta.

En COM&IC siempre hemos dicho que la verdadera calidad del servicio se demuestra cuando las cosas van mal. Y la capacidad de aportar soluciones cuando surge un problema es parte de nuestra filosofía y de nuestra exigencia a nuestros colaboradores.